20 consejos financieros para tus 20 años

20 consejos financieros para tus 20 años

Si tienes 20 años, entonces estos 20 consejos financieros que compartiré contigo, serán de gran ayuda para prepararte al duro camino que podrías atravesar en la vida. Ideal para jóvenes o para padres que quieran enseñarles unas poderosas lecciones a sus hijos.

A medida que uno va llegando a los 30 años, se pone a hacer un repaso sobre cómo estuvo manejando su vida en varios sentidos, entre ellos, las finanzas personales. Creo que a partir de los 30 uno comienza un tema de gran productividad durante la vida, pero si anteriormente no se preparó, entonces el camino podría ser un poco más duro.

En nuestras sociedades actuales, a los 30 años ya uno tiene que ser profesional, posiblemente estar en pareja o casado, tener una casa o vehículo, estar pensando en tener (o tener) una familia, etc. En resumen, muchas situaciones que tenemos que preparar desde los20 años.

¿Vamos a ver los consejos?

  1. EMPIEZA A TRABAJAR TEMPRANO

En muchos países a los 18 años ya tienes la edad suficiente para ir a la guerra, trabajar y casarte.

Aprovecha y comienza temprano. No se trata de ganar dinero, independizarte o comprarte eso que tanto quieres, se trata de ir desarrollando ciertas habilidades profesionales, que solo mejoran en base a trabajar.

  1. NO AHORRES, AUMENTA TUS INGRESOS

Sabiendo que la época más productiva de tu vida será a partir de los 30, desde los 20 años deberías enfocarte en crear fuentes de ingreso alternativas a tu trabajo (si es que ya tienes uno). No se trata de ahorrar porque el ahorro será insignificante en base a tu ingreso principal. Se trata de crear nuevas fuentes de ingreso.

  1. EVITA DEPENDER DE OTROS

Conozco mucha gente que hasta sus 30 años, sigue viviendo en casa de sus padres, pero por decisión y no por complicaciones de la vida.

Lo mejor que puedes hacer es tratar de desprender cuanto antes de tus padres.

No es nada grato llegar a los 30 años y de repente comprender lo que significa pagar impuestos, agua, luz, expensas, un alquiler, comida, etc.

Piensa que si recién te desprender de tu zona de confort a los 30 años, habrás perdido casi 10 años de experiencia y aprendizaje que nunca podrás recuperar.

  1. AHORRA, PERO ENFOCADO EN UNA COSA

Recuerdo que con mi primer sueldo quería sacar un préstamo para mi primer auto, alquilar un departamento, salir de fiesta, etc.

Al final, no te alcanza para ninguna de esas cosas. Así que lo mejor es que solo te enfoques en una de ellas para planificar cómo adquirirla.

Si bien anteriormente te dije que no ahorres, me refería a que más importante que ahorrar es generar más ingresos, pero es bueno que ahorres con un objetivo en mente.

  1. APRENDE A ORDENAR TUS FINANZAS

Me llevó años aprender a dominar y controlar mis finanzas personales.

En base a probar con planillas de Excel, llevar un anotador conmigo, comprar alguna aplicación para mi celular, etc. descubrí que el secreto está en ser ordenado.

Comienza desde temprano sabiendo cuánto ganas, cuánto gastas, cuáles son tus gastos fijos y domina tus finanzas o ellas te dominarán a ti.

  1. INVIERTE EN HABILIDADES

No se trata de tener un MBA, un Doctorado o un postgrado, es más, los CEO de las principales empresas de hoy en día, no lo tienen.

Pero lo que sí tienen son ciertas habilidades como saber vender, saber atender, dominar su profesión, su capacidad de liderazgo, el saber crear negocios, etc.

Invierte mucho, pero mucho es desarrollar habilidades que el día de mañana te ayuden a generar más ingresos, crear tu empresa o volverte un profesional realmente exitoso.

Mi consejo, invierte en muchos cursos, talleres y seminarios.

  1. RECUERDA QUE TODO LO PAGAS CON TIEMPO

Aunque al ir a una tienda, pagues con billetes, en verdad lo que estás entregando es tiempo.

Para conseguir ese dinero, tuviste que invertir tiempo de tu vida y por esa razón se te pagó. Así que recuerda, aprender a analizar cuánto tiempo de tu vida invertiste, antes de comprar algo que podría ser realmente “caro”.

El día de mañana, posiblemente debas afrontar algún gasto urgente que requiera esa misma cantidad de “Tiempo” y puede que no lo tengas.

  1. VE A VIVIR SOLO

Tomé la dura decisión de irme a vivir a otro país a mis 21 años.

Si bien fue un proceso muy complicado, el aprendizaje vale oro. Desde aprender a disfrutar los pequeños logros (cocinar tu primer comida) hasta aprender a sobrevivir por 30 días, pese a que el dinero no te alcance.

Mientras más rápido aprendas a vivir solo, más experiencia tendrás.

  1. CUIDADO CON ALQUILAR

Si bien te recomiendo ir a vivir solo, cuidado con el tema de alquilar.

Cuando la gente se va a vivir sola, busca una calidad de vida similar a la que tenía en su hogar. Y eso significa que no será barato.

Recuerdo que al irme a vivir solo, estaba rentando un Loft por 400 dólares al mes. Si bien era algo lujoso, al cabo del tercer mes, ya estaba sufriendo las consecuencias de no haberme medido con ese gasto.

Recuerda, alquilar algo, es casi como tirar el dinero a la basura y muchas veces los alquileres suelen ser más caros que un préstamo.

Piénsalo 2 veces, porque sino a tus 20 años, estarás pagando mensualmente el préstamo de alguien.

  1. NO INVIERTAS EN NADA QUE NO PUEDAS SUPERVISAR

A mis 17 años me emancipé (Me convertí en mayor de edad con aprobación de mis padres) para crear mi primer empresa. Desde ese momento hice varios negocios y emprendimientos. Muchos de ellos fallaron.

¿Por qué?

Simplemente por no poder estar encimar de ellos. Trabajaba, iba a la universidad, administraba mi empresa. En resumen, no podía ponerle el 100% de mi atención.

Invertir o hacer negocios es como tener hijos. Requieren constante supervisión y nunca sabes cuándo realmente necesitarán que este allí, para prevenir algún riesgo grande.

  1. NO GASTES COMO TUS AMIGOS QUE TIENEN

A los 20 años en plena adolescencia uno se rodea de muchas personas. Muchos de tus amigos vendrán del mismo nivel social que tu, otros de más abajo y otros de arriba. Y nadie quiere sentirse menos, especialmente un adolescente.

No gastes para sentirte igual a aquellos que por ciertas situaciones de la vida, tienen más. A la larga, descubrirás que un día, tienes menos de los que estaban económicamente por debajo de ti.

  1. NO GASTES PARA DEMOSTRAR QUE TIENES MÁS

Hay niños que les encanta mostrarles sus maravillosos juguetes a otros niños que no tienen uno igual.

Muchos de grandes siguen haciendo lo mismo, pero con el dinero.

He conocido gente en esta vida, que no tenía ni para invitar un vaso de agua, pero que tenían esas movilidades de lujos, más caras que una casa.

Recuerda, todo lo que haces ahora tiene repercusiones en el futuro. Puedes ser un joven que gaste más de los gana (y conseguirás muchos elogios) pero el día de mañana, podrías convertirte en un viejo, sin dinero para pagar tus medicamentos.

  1. ELIGE UNA BUENA PAREJA

No importa si eres hombre o mujer, a partir de los 20 años, las parejas se tornan algo más serio que en épocas anteriores.

Desde regalos de “cumple mes”, hasta aniversarios, el querer irse a vivir juntos, casarse o tener hijos, todo va a afectar tu vida financiera.

Elige una buena pareja, que te apoye, comprenda y que inclusive afronte las situaciones financieras contigo.

  1. CUIDADO CON LOS GASTOS “HORMIGA”

Tomarse un café en Starbucks todas las mañanas, comprar el periódico, unas galletas, un refresco. En resumen, los gastos más imperceptibles y que menos sientes, pueden ser los que más te afecten.

Imagina que todos los días laborales compras un café por 2 dólares. En un año hay 240 días hábiles laborales, lo que significa que al cabo de ese año invertiste unos 480 dólares. El costo de un celular de alta gama, que podría por ejemplo ayudarte a leer noticias y que aparte no gastes en periódicos.

En resumen, analiza tus gastos “hormiga” antes de que se lleven sutilmente todo tu dinero.

  1. YA NO ERES INVENCIBLE

Cuando uno es adolescente siente esa sensación de ser invencible, inclusive hay golpes que no sabemos cómo los superamos sin quebrarnos un solo hueso.

A partir de los 20 años tu cuerpo cambia. Si comienzas a trabajar descubrirás lo que es el stress y si tienes un accidente, ya no será como antes.

Aprende a cuidarte, a prevenir e inclusive a no hacer cosas que a tu edad impliquen un riesgo de salud y especialmente financiero.

  1. NO TE ENDEUDES

Hagas lo que hagas, no le debas nada a nadie.

De los 20 a los 30 años estarás formando tu personalidad laboral y financiera. Puede que te sientas motivado y con energía para trabajar de sol a sol, pero hagas lo que hagas, no te endeudes.

Y si te endeudas, entonces establece como prioridad, pagar esa deuda. Por el bien de tus finanzas y hasta inclusive, de tu reputación.

  1. EDÚCATE FINANCIERAMENTE

En este blog podrás encontrar muchos artículos para educarte financieramente y tener un camino enfocado.

Te recomiendo:

Si eres como el resto de los mortales, esperarás a una situación crítica para comenzar a educarte (me pasó), pero si realmente tomas en cuenta mi consejo, ya estarás comenzando tu educación financiera, por lo menos, leyendo los artículo que te recomendé.

  1. TEN UN FONDO DE EMERGENCIA

Mes a mes guarda algo de dinero para emergencia y nunca, pero nunca (salvo que sea una emergencia) uses ese dinero.

Créeme, te asombrarás la cantidad de veces que necesitarás dinero y no tendrás de donde sacarlo.

Ese fondo, realmente salva vida.

Te lo digo por experiencia.

  1. VIVE MODERADAMENTE, PERO VIVE

Vas a tener un montón de tentaciones a lo largo de tu vida. Desde un consola de videojuegos, hasta un viaje exótico o por qué no, una mega-fiesta de cumpleaños.

Vive la vida, pero moderadamente y créeme a partir (o cerca) de los 30 años, si haces las cosas bien, podrás disfrutar mucho.

Y si quieres vivir sin moderación… entonces comienza ya mismo a crear múltiples fuentes de ingreso.

  1. PREPARATE PARA EL CASAMIENTO Y LA FAMILIA

Aunque uno quiera planificarlo todo, hay dos momentos que realmente uno no espera. El casarse y el tener hijos.

Mientras escribo estas líneas, cuento de forma regresiva los días que faltan para casarme (24 días) y créeme, lo vengo planificando bien, pero nunca me había preparado para ese momento. Si pudiese volver en el tiempo,  hubiese comenzado a planificarlo a mis 25 y no a mis 28 años.

Y lo mismo sucederá con mis hijos, pero para ese momento, ya estaré preparado.

Te recomiendo hacer lo mismo. Sé que ambas serán experiencias inolvidables, pero si las preparas a tiempos, serán todavía, más maravillosas.

Disfruta estos 20 consejos, uno por cada año de vida y aplícalos.

Estoy seguro, que dentro de 10 años, estarás feliz de haberlos aplicado.

 

 

Deja tu comentario

Comenta primero

Notificarme
avatar
wpDiscuz