Cómo enamorarte de tu trabajo otra vez

enamorarte-de-tu-trabajo-otra-vez

¿Se te acabo la chispa amorosa con tu trabajo? ¿Ya no sientes la pasión que sentías anteriormente? ¿Sientes que la distancia entre tú y tu trabajo es cada vez mayor?

Quizás sea hora de que te reencuentres con tu trabajo y vuelvas a enamorarte.

Existen dos formas de estar desmotivado en una empresa.

 Por un lado puede que realmente tu lugar de trabajo, las condiciones y hasta tu jefe no contribuyan a que sientas motivado. Es más hasta podrían ser factores de desmotivación.

Sin embargo, también puede darse el caso de que por cuestiones personales, no sientas la misma motivación de antes por la labor que estás realizando.

Como consejo personal, antes de culpar a tu trabajo, prueba algunas de las siguientes cosas que te mencionaré y si realmente tras realizarlas, sientes que nada ha cambiado, entonces ya no hay amor entre ambas partes así que puedes tomar otro tipo de decisiones.

Veamos como enamorarte de tu trabajo otra vez.

Cómo #enamorarte de tu #trabajo otra vez Clic para tuitear

  1. DONDE HUBO FUEGO…

Hay una frase que escuché muchas veces que dice:

Donde hubo fuego, cenizas quedan.

Y esto es totalmente aplicable a tu trabajo.

Salvo que hayas comenzado a trabajar solo por necesidad y sin importarte la empresa, rol o cargo que te tocó; uno usualmente trabaja en algo que le gusta o que por lo menos le interesa.

Por eso el primer consejo es que realmente recapacites si estás en el lugar que quieres estar, porque si no, no hay cenizas y si no hay cenizas es que nunca hubo fuego.

  1. PONTE UN OBJETIVO

Estoy seguro que si en este momento alguien te pregunta cuál es tu objetivo en el trabajo, podrías quedarte mudo.

Muchos trabajadores suelen no pensar en términos de objetivos y creen que trabajar es solamente ser una especie de robot que todos los días cumple un determinado horario y una determinada cantidad de funciones.

Hasta el trabajo más monótono del mundo tiene un objetivo

Hasta el trabajo más monótono del mundo tiene un objetivo, caso contrario, no sería necesario.

Piensa entonces de ponerte un objetivo mensual, trimestral, semestral o hasta anual y trata de cumplirlo.

Esto es como ir al gimnasio, si vas sin un objetivo, puede que te desmotives al no analizar tus logros.

Y con esto vamos al siguiente punto.

  1. MIDE TUS RESULTADOS

Hace un tiempo atrás me encontré dando un taller de ventas dentro de una empresa y me asombró que de 10 vendedores, solamente uno llevase un control sobre el total de dinero que había generado a la empresa. Casualmente era el vendedor estrelle de la compañía.

Y es que si no aprendes a medir los resultados que vas a obteniendo, esos logros gigantes o insignificantes, pasarás toda tu vida pensando que estás solamente pasando el tiempo en tu trabajo y nada más.

¿Quieres motivarte un poco? Entonces comienza a analizar tus logros sin importar el área en que te encuentres.

  1. BUSCA COMPROMETERTE A UN NUEVO DESAFÍO

Ahora mismo, cuando termines de leer este artículo, tomate unos minutos para pensar en un nuevo desafío, levántate de la silla, pídele permiso a tu jefe y propón ese nuevo desafío bajo tu control.

Pero no me refiero a algo simple, sino algo que afecte realmente tu trabajo, tu reputación la imagen que tienen sobre ti y saque el líder que llevas adentro.

Algunas veces las oportunidades aparecen y la gente puede tomarlas, pero las verdaderas oportunidades son las que tú mismo creas.

Te asombrarás de lo que pasará si encima de proponer un desafío, lo cumples. Créeme las cosas girarán 180 grados a tu favor.

  1. AMBIENTA TU ESPACIO

En mi escritorio siempre hay revistas, algún que otro juguete tipo cubo Rubik o de destreza mental, alguna imagen motivacional o mensaje de inspiración y obviamente todo está impecable.

Tu espacio de trabajo es como tu casa

Tu espacio de trabajo es como tu casa (aunque puede que pases más tiempo en el trabajo que en tu casa) así que busca la forma de ambientar un poco mejor el lugar.

Recuerdo una oficina que vi una vez en la que un trabajador se puso una alfombra de pasto sintético (Con permiso del jefe, por supuesto) y la idea fue tan buena, que al final terminaron en la oficina copiando su idea y se decidió poner pasto sintético en todo el suelo y hasta una agujero de minigolf, las paredes se pintaron y el ambiente cambió totalmente.

Si no te crees la importancia de tener un buen ambiente chequea las oficinas de Google y sus decorados, son asombrosas y el solo hecho de verlas, hacen que uno sienta ganas de trabajar allí.

  1. MANEJA UNA AGENDA

La única agenda que manejan la mayoría de las personas, es la agenda mental que les avisa que está por llegar el fin de semana y allí ponen todas sus actividades que les gustaría hacer.

Por esta razón es que muchas personas dejan sus actividades favoritas para este día.

Bueno, ahora imagina hacer lo mismo en tu trabajo.

Maneja una agenda, porque de este modo podrás organizar mejor tu trabajo, definir tus tiempos libres o inclusive ordenar las tareas según prioridad, importancia y hasta placer.

Mucha gente deja las tareas pesadas para el final y solo logran desmotivarse aún más, cuando su cerebro está tan cansado que ni pueden pensar en esas tareas importantes, obteniendo así resultados por debajo de lo ideal.

Ordenarse, es una excelente forma de aprender a motivarse.

  1. APRENDE A SER MÁS PRODUCTIVO

La razón por la cual muchas personas de desenamoran de sus trabajos es porque sienten que no están haciendo nada productivo. Y es cierto.

Cuando todos los días te levantas, realizas algunas cosas básica y termina el día sin que sientas que hiciste algo increíble, esto te desmotiva.

Te recomiendo aprender a ser más productivo aprendiendo alguna técnica, como por ejemplo la técnica Pomodoro.

  1. AUMENTA TUS INTERACCIONES

Si bien muchas veces hablé en el blog de tener cuidado con determinados colegas de trabajo, no necesariamente me refiero a que en todos los trabajos del mundo y todos los compañeros de trabajo del mundo, sean peligrosos.

A lo largo de mi vida laboral hice muy buenas amistades (no solo colegas, me refiero a buenos amigos). Es más, este fin de semana salimos a comer con un compañero de la oficinas y nuestras respectivas esposas.

Estoy seguro que en tu trabajo deben haber personas con las que podrías llevarte y hacer mejor el día a día.

Si te quedas todo el día sentado o sentada en tu escritorio, no hablas con nadie en los descansos y pareces una especie de fantasma, seguramente te vas a desmotivar.

Aparte de esto, imagina que apenas te da el tiempo para tener vida social luego de tu trabajo. Entonces estarás realmente deprimido o deprimida y esto no te ayudará en nada.

  1. APRENDE MÁS SOBRE TÚ TRABAJO

Hace unas semanas atrás dicté un taller de marketing y quedé con la boca abierta al ver que muchos de los conceptos más novedosos (y algunos clásicos) sobre marketing, era totalmente desconocidos por las personas que asistieron.

Y hablo de un taller para gerentes de marketing.

Si te quedas con los conocimientos de la universidad y nunca más te actualizas sobre tendencias, noticias o cambios en tu rubro, entonces claramente no podrás aplicar cosas nuevas y te vas a sentir desmotivado.

Ni hablar cuando entre una persona de tu edad o menor y tenga más conocimientos, sentirás como una puñalada en tu corazón.

Así que lee, aprende, actualízate y aplica.

  1. DEJA DE QUEJARTE

Esta es una de las técnicas más poderosas y a su vez complicadas.

Todos sentimos la necesidad de quejarnos en algún momento de nuestra vida, pero hay gente que habla del trabajo como si realmente fuese una tortura.

¿Qué logras con esto?

Simplemente que tu cerebro comience a crear cierta resistencia a tu trabajo, que se sienta incómodo y que finalmente termines odiando lo que haces.

Es como tratar de enamorar a una persona que odias.

Es como tratar de enamorar a una persona que odias. Algo totalmente complicado.

Así que deja de quejarte y aunque pasen cosas que no te gusten, busca la forma de lograr algo positivo cada día.

Consejo, por cada queja que encuentres, trata de encontrar su contrario.

  1. HABLA CON TU JEFE

Puede sonar un consejo bastante extraño, pero muchas personas ven a sus jefes como deidades a las que no tienen alcance.

Nada que ver.

Hay jefes que a la distancia pueden parecer un ogro y que tras tomar un café uno se da cuenta que es solo parte de la postura que deben adoptar.

Tuve la suerte de encontrarme con muy buenos jefes a lo largo de mi vida y lo más gracioso es que con muchos de ellos entablamos relación de amistad y algunos todavía me contratan para asesorar a sus empresas.

Y lo más gracioso de todo, muchos de esos jefes eran visto por los trabajadores como ogros, cuando en realidad nunca sentí lo mismo.

¿Qué era lo diferente?

Que me acerqué e intenté hablar, contar mi situación, pedir un consejo o hasta pedir un favor.

No pierdes nada por intentarlo.

Espero que estas 10 formas de enamorarte de tu trabajo otra vez te ayuden y que al aplicarlas, realmente te reencuentres con el amor de tu vida. Bueno, con el segundo, si ya tienes pareja.

Cómo #enamorarte de tu #trabajo otra vez Clic para tuitear

Muchas gracias por tu tiempo.

Mariano Cabrera Lanfranconi (mclanfranconi)

Deja tu comentario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notificarme