Emotiva (y dura) carta de un Millennial a las empresas y marcas.

Lo que un Millennial tiene para decirle a muchas empresas y marcas

emotiva carta de un millenial a las marcas y empresas

Querida marca o empresa:

Estoy seguro que no me conoces (o por lo menos no lo suficiente) y es por esa razón que te escribo esta carta. No voy a darte mi edad exacta, pero sí voy decirte que nací entre 1985 y 1995. Soy lo que ustedes o los marketeros suelen llamar Generación Y, generación del Milenio o Millennial.

Tuve la suerte de nacer en plena era de la información, cuando la tecnología e internet estaban en su auge y crecimiento.

Recuerdo muy bien mi primer contacto con Windows 3.1 cuando era niño y jugué por primera vez al buscaminas. Muchos años han pasado desde entonces y estoy asombrado de ver como han aparecido nuevos sistemas operativos y estoy seguro que dentro de algunos años desaparecerán cuando todo esté en la nube.

Hoy en día mientras escucho música en mi Smartphone mediante Spotifiy se me viene a la mente esos momentos que escucha música en mi pasacasetes. Recuerdo también rebobinar los casetes con un bolígrafo porque la batería era algo preciado que no podíamos gastar rebobinando muchas veces las cintas.

carta de un millenial a las empresas 1

¿Lo más increíble?

Pasé del casete, al discman, del disman probé el minidisc (Cosa que no duró mucho) y luego a la revolución del MP3 y de la música digital. Y vuelvo al día de hoy, donde con el mismo dispositivo que me comunico, escucho música.

También mi infancia fue diferente a la de niños de otras generaciones.

Tuve Nintendo, Super Nintendo, GameBoy, Gameboy Advance, Gameboy Color, MegaDrive y PlayStation. Y es que a los de mi generación los juegos se nos hacen muy bien. En el fondo creo que siempre llevaremos ese espíritu “gammer en nuestro interior”

Y cómo olvidarme de internet, el concepto clave que definió gran parte de mi generación y lo hará con las futuras generaciones. Hasta el día de hoy me causa gracia recordarme esperando durante minutos que parecían horas, que mi internet por dial-up se conecte (Siempre y cuando nadie haya estado usando el teléfono) mientras escuchaba ese mágico sonido que parecía un mensaje de una civilización extraterrestre tratando de comunicarse con nosotros.

Durante los siguientes años descubrí el poder de las conexiones de banda ancha, el ADSL y también el WiFi.

Finalmente, aunque muchos creen que las redes sociales nos “emboban” o “nos aíslan” de la realidad, desde mi punto de vista pasa todo lo contrario. Gracias a ellas puedo estar en contacto con muchas personas, ampliar mi red de contactos, compartir conocimientos o inclusive gustos. Puedo expresarme, descubrir y conectarme de diferentes formas con el mundo.

Pero el motivo de esta carta no es darte una lección de historia, sino más bien decirte en cómo estás fallando al querer comunicarte con los de mi generación y lo que es más peligroso, las generaciones futuras.

SOMOS EXIGENTES

Es cierto, somos muy exigentes y esto es porque vivimos rodeados de información.

Nos gustan productos que más allá de tener un “buen mensaje publictario” compartan ciertos valores y expectativas que tenemos.

Por favor, quiero que nos entiendas. Tenemos tanta información disponible a nuestro alrededor, que ya no nos dejamos hipnotizar con mensajes comunes y corrientes. Buscamos marcas, productos y servicios que realmente nos identifiquen, que hablen nuestro lenguaje y que tengan el nivel que esperamos en términos de calidad, diseño, funcionalidad y demás.

SOMOS DIGITALES

¿Realmente crees que un folleto, una valla publicitaria o una spot televisivo nos enganchan?

Nacimos con Internet y cada vez lo utilizamos más. Nacimos con celulares y ahora tenemos Smartphones.

Cuando utilizas esos medios le estás hablando a otras generaciones como los Baby Boomers o La Generación X, pero no a nosotros.

Obviamente no todos somos iguales, pero compartimos ciertos razgos.

Miralo de esta forma.

Mientras algunos escuchan radio, nosotros escuchamos Spotify o Google Music. Mientras algunos ven televisión, nosotros vemos Youtube, NetFlix o Crackle. Mientras algunos leen periódicos y revistas, nosotros usamos FlipBoard, Pocket, Feedly o leemos blogs.

Los tiempos cambiaron.

Si somos tu consumidor, deberías cambiar también.

SOMOS MULTIPANTALLA Y MULTIDISPOSITIVO

Sí es cierto, consumimos mucho la 4ta pantalla y hasta te diría que la 5ta también.

Nos levantamos, revisamos nuestro Smartphone, luego puede que usemos la computadora en nuestro trabajo y nos acostemos viendo la tablet.

carta de un millenial a las empresas 2

¿Dónde quedó la televisión?

Obviamente que la utilizamos, pero como no podemos elegir los contenidos (y eso es algo que nos encanta) lo hacemos en menor medida que otros medios.

SOMOS UNO, CON NUESTROS DISPOSITIVOS

No es que seamos adictos o este obsesionados con la tecnología. Pero desde nuestra realidad es muy importante contar con ella.

Si en este momento te pidiese que te mudes a un país donde no hay electricidad, internet, telefonía o que se viva como en el año 1.500, no podrías hacerlo.

Nosotros tampoco podemos hacerlo sin nuestros dispositivos móviles y el estar conectados.

Para nosotros están son herramientas que nos representan, nos proyecta, nos permiten expresarnos, comunicarnos y conectarnos con el mundo.

Criticar el uso de los mismos o tener prejuicio sobre la tecnología, internet o las redes sociales, es casi como ofendernos a nosotros.

SOMOS MÁS SOCIALES DE LO QUE PIENSAS

Que estemos todo el día “pegados a una pantalla” no significa que seamos antisociales.

Es más, me atrevo a decir que somos la generación más sociable de la historia.

Leemos blogs y hablamos con sus bloggers. Vemos un video en Youtube y podemos hablar a ese Youtube o inclusive si tiene un canal de videojuegos charlar con el mediante Twitch. Pasamos horas en foros de internet compartiendo con enormes comunidades de todas partes del mundo conocimientos. Tenemos diferentes tipo de amigos y contactos gracias a redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope y mucho más.

Y sí, tenemos amigos “digitales” y no hace falta conocerlos.

Para serte sincero, gracias a las redes sociales he cosechado grandes amistades y conocido gente que realmente ha sido muy buena conmigo.

Y no necesito ver su cara o tenerlo enfrente para decirle “amigo” (Aunque me encantaría)

SOMOS CRÍTICOS

Más bien diría que somos demasiado críticos.

Y esto no tiene nada de malo. Cuando criticamos algo (No me refiero a quejarme) estamos pidendo a gritos que hay que mejorar o cambiar algo que no nos agrada.

Y usualmente somos muy críticos con las marcas, productos y servicios.

Pero a fin de cuenta, somos consumidores y hasta donde recuerdo, una empresa debe adaptarse para beneficiar a un mercado y cubrir sus necesidades

¿O estoy equivocado?

Finalmente, no te olvides que actuamos en comunidad. Nuestras críticas no están basadas en la opinión personal, sino que más bien, son una construcción de muchas opiniones. Así que por favor, escucha nuestras críticas con una actitud positiva.

Simplemente te estamos diciendo, cómo puedes relacionarte mejor con nosotros y viceversa.

SOMOS UNA GENERACIÓN GLOBAL

Para nosotros no existen las fronteras. Los límites geográficos son solamente límites que nos “encasillan” en un determinado país o lugar.

Gracias a internet  y las redes sociales, podemos movernos por todo el mundo y estar en contacto con cualquier persona, sin importan dónde estemos.

Pero lo más importante de todo, es que nuestra forma de ser, pensar y actuar, también es global y creo que es por eso que muchos nos tiene miedo, nos critican o no nos entienden.

Ya no somos “el consumidor” somos el “grupo de consumidores”

Quisiera escribir mucho más, pero estoy seguro que con esta carta, ya ha podido apreciar un poco como somos y es probable que ahora nos mires con otros ojos.

¿Pero quieres saber lo mejor?

Si estás leyendo esto, estás a tiempo de conectarte con nosotros.

Lo quieras o no, te estamos esperando, pero no puedo decir lo mismo de tu competencia (Sí, esa que está un paso adelante y nos está llamando)

Da el primer paso y comparte esta carta con tus conocidos.

Eso es lo que haría un Millennial, cuando se encontrase con algo que le sea de utilidad. Lo compartiría con su comunidad.

Emotiva (y dura) carta de un #Millennial a las empresas y marcas. Clic para tuitear

Deja tu comentario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notificarme