Esquema Ponzi, un poco de historia – Por Gzen

Carlo Ponzi
Carlo Ponzi

Haciendo mi recorrido virtual por blogs, foros y demás me encontré con esta excelente entrada del blog El Último Asiento de Gzen. Lo interesante de todo esto es no solo la calidad de la información sino tambíen la creatividad del autor al tratar un tema que quizás para algunos conocido, para otros no tanto, trata de uno de los sistemas de Internet más conocidos por ser casi siempre estafas e incluso estar prohibidos en gran parte del mundo. Recomiendo visitar el blog El Último Asiento dado que allí podrán encontrar muchas entradas de interés y calidad.

Un Esquema Ponzi es un sistema de inversión que promete beneficios sin un negocio real que lo sustente, porque esos beneficios surgen de los ‘nuevos inversores’, quienes al entrar al negocio son los que pagan los beneficios a los que llegaron anteriormente. Estos sistemas suelen estar prohibidos en casi todos los países. Hasta ahí la parte teórica y bastante conocida, de acá en adelante un poco de historia:

Carlo Ponzi fue un italiano, nacido en Parma en el año 1877, que más tarde emigraría a Estados Unidos. A él es el personaje con el cual se identifica a este procedimiento financiero fraudulento, por el cual llegó a recolectar U$S 9.8 milliones de 10.550 personas (incluyendo 3/4 de la fuerza de Policía de Boston) para luego pagar sólo U$S 7.8 millones en apenas ocho meses cuando corría el año 1920.

Carlo Ponzi consideraba publicar una revista de exportación, para esto había escrito una carta a un empresario español informándole de la propuesta de su producto. Al recibir la respuesta notó que el empresario había incluído en la misma un cupón de respuesta postal internacional.

Los cupones de respuesta postal internacional se pueden utilizar en todos los países que pertenecen a la Unión Postal Universal. El funcionamiento de estos cupones permitía que el destinatario del cupón, en este caso Ponzi, pudiera canjear el cupón por sellos norteamericanos en su oficina de correos, y utilizarlos para enviar la revista a España. Debajo se puede observar un cupón similar a los que se usaban en aquellos años.

Ponzi notó que el cupón había costado en España aproximadamente el equivalente a 1 centavo de dólar, mientras que el lo cambió por 6 sellos de un centavo. Esto se debía a que el precio había sido fijado en 1907, a eso había que sumarle la debilidad de la moneda española en esos momentos, dando por resultado una increíble oportunidad de arbitraje.

En lugar de explotar el solo esta oportunidad, lo cual hubiera sido absolutamente legal, decidió crear una empresa a la que denominó Securities Exchange Company, a fin de captar inversores proponiendo un 50% de interés en, primero 90 días, para pasar luego a 45. En pocos meses, el italiano era millonario y tenía un montón de empleados que se dedicaban a captar a nuevos inversores a cambio de altas comisiones.

Con una nota con el siguiente texto se recibían las nuevas inversiones:

The Securities Exchange Company, for and in consideration of the sum of exactly $1.000 of which receipt is hereby acknowledged, agree to pay to the order of ___________, upon presentation of this voucher at ninety days from date, the sum of exactly $1.500 at the company’s office, 27 School Street, room 227, or at any bank. The Securities Exchange Company, Per Charles Ponzi.

lo que se traduce más o menos como:

La Securities Exchange Company, para y a cambio de la suma de exactamente $1.000 los cuales recibe y se reconoce por este medio, acuerda pagar a la orden de ___________, contra presentación de este vale en noventa días a partir de la fecha, la suma de exactamente $1.500, en la oficina de la companía, 27 School Street, room 227, o en cualquier banco.
The Securities Exchange Company, Por Charles Ponzi.

No importa cuán lucrativa y atractiva pueda ser una inversión, siempre hay un límite al número de inversores que se pueda atraer. Cada período que pasa requiere de una mayor inversión que el periodo precedente para permitir a la organización devolver a los inversores anteriores su inversión y el beneficio con los cuales la organización está atrayendo a los nuevos. Por lo tanto, el esquema comienza a desmoronarse cuando la cantidad de nueva inversión deja de crecer.

El 26 de Julio de 1920 el Boston Post sacó en sus páginas un artículo en donde donde se planteaban las siguientes dudas: ¿Por qué si era un negocio tan bueno seguía centrándose en la captación de nuevos inversores y no se dedicaba exclusivamente a invertir su dinero y multiplicarlo? ¿En dónde estaban los cupones postales comprados? Con el nivel de inversiones que tenía por entonces tendría que haber existido cerca de 200 millones de cupones en circulación en Estados Unidos y en Correos calculaban que solo había algo menos de 30.000. ¿Cómo se convertían los cupones comprados nuevamente en dinero? Comprar cupones en alguna parte de Europa y utilizarlos en Estados Unidos podía ahorrar mucho dinero a quienes mandaran muchas cartas, pero no estaba habilitado el cambio por dinero en efectivo y tampoco se comercializaban. Esto le vadría al diario ganar el premio Pulitzer entregado en el año 1921.

Ese mismo día se lo obliga a supender la toma de nuevas inversiones hasta que un auditor examine sus libros. En unas horas una multitud de gente se agolpaba fuera de sus oficinas reclamando se le devuelva su inversión. Ponzi aseguró que su organización era financieramente estable y que él podría cumplir con todas las obligaciones. Así fue como devolvió el dinero a quienes lo solicitaron. Para el fin del primer dia había devuelto casi mil inversiones. Asi continuo cumpliendo con sus obligaciones, por lo que los retiros comenzaron a disminuir ganando nuevamente la confianza de la gente.

El 10 de Agosto de 1920, los auditores, los bancos y diarios declaraban que Ponzi estaba definitivamente en al bancarrota.

El 13 de agosto de 1920, Carlo Ponzi fue arrestado y luego condenado bajo cargos federales a cinco años de prisión por el uso del correo para defraudar. Después de 3 años y medio en prisión fue sentenciado con un adicional de siete a nueve años por el estado de Massachusetts. Fue liberado bajo una fianza de 14.000 dólares, y un mes después de esto desapareció. Reapareció más tarde, bajo el nombre de Charles Borelli, envuelto en una estafa piramidal con tierras. ¿Cómo? Simple, compraba tierras a 16 dólares el acre, las subdividía en 23 lotes, para ofrecer luego cada lote a 10 dólares, con este sólo paso ya ganaba 214 dólares por acre vendido (U$S 10 x 23 lotes – U$S 16 del costo de compra). A cada inversor se le aseguraba que sus 10 dólares iniciales se transformarían en U$S 5.300.000 en solo dos años. Vendía estas “unidades de endeudamiento” prometiendo un 200% en 60 días, eso si, conservando el derecho de pagar tales retornos con efectivo o con las propiedades inmobiliarias. Para el 9 de noviembre de 1925 ya había juntado U$S 7.000 de los nuevos inversores. Y todo eso sin contar que muchas de esas tierras eran anegadas y sin ningún valor.

Ponzi fue procesado por fraude y condenado a un año de carcel en Florida. Nuevamente salió bajo fianza el 3 de junio de 1926, para desaparecer otra vez, pero esta vez con rumbo a Texas. Ahi abordó un buque carguero con destino a Italia, pero fue capturado en el puerto de New Orleans el 28 de Junio. Dos días mas tarde le envió un telegrama al entonces presidente Calvin Coolidge pidiendo ser deportado, solicitud que le fue denegada para ser enviado nuevamente a Boston a completar su sentencia. Después de siete años Ponzi fue liberado por buen comportamiento y deportado a Italia el 7 de Octubre de 1934.

De nuevo en Roma, Ponzi trabajó como traductor de inglés. Benito Mussolini le ofreció luego un puesto en la nueva línea aérea de italiana y él sirvió como empleado de la oficina en Río de Janeiro entre los años 1939-1942. La Segunda Guerra Mundial causó el colapso de la aerolínea y prontamente se vio desempleado. De ahí en adelante vagó de trabajo en trabajo, para alternar finalmente entre clases de inglés y los pagos efectuados por el fondo brasileño de desempleo.

Ponzi murió en enero de 1949 en la sala de la caridad de un hospital de Río de Janeiro. Dejó tras de sí, además de muchos estafados, un manuscrito inconcluso titulado “The Fall of Mister Ponzi” (La Caída del Sr. Ponzi).

Mas allá de la anécdota, me pareció útil asociar el esquema con la historia original, de esta manera se hace más fácil, al menos para mi, entender los mecánismos para no ser sorprendido en algun momento. La información fue tomada de muy diversas fuentes, pero en especial fue muy interesante un sitio de nombre bastante sugerente: Crimes of Persuasion.

Autor: Gzen
Fuente original: El Último Asiento

4
Deja tu comentario

avatar
4 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
ArmandoMariano Cabrera Lanfranconigzen Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Nuevos Antiguos Más votados
Notificarme
Mariano Cabrera Lanfranconi
Invitado

Estimado Armando

Obviamente que es similar a los sistemas piramidales porque esto marcó el inicio de los mismos. Digamos una estafa que luego muchos la camuflaron de negocio jajajaja

Saludos.

Armando
Invitado
Armando

Hola Mariano Hace tiempo empeze a leer tu blog estudio Ingenieria y al igual que tu he ledio a kiyosaki y estoy muy seguro que aunque estudie ingenieria los negocios son de vital importancia en cualquier carrera , sí que trato de complementarme con blogs y algunos libros. Aque se me hizo interesnate la entrada debido a que es un sistema muy similar al de piramide o ¿existe mucha diferencia? Bueno te mando un Saludo desde Mexico

Mariano Cabrera Lanfranconi
Invitado

Gracias a tí tambíen gZen por tan ingeniosa entrada. La verdad nunca me puse a indagar por la historia de este tipo de sistema!!!

Y esperemos sobre todo que ayude a muchos a no caer en sistemas de este estilo, así que anden con cuidado!!!

Saludos.

gzen
Invitado

Gracias Mariano por la recomendación y que bueno que te haya gustado conocer la historia detrás del tan mentado esquema. Nos seguimos leyendo.

Saludos,
gZen