El gran mito de hacer de tu pasión, un negocio.

¿Se puede vivir de lo que te apasiona?

4
1144
hacer de tu pasion un negocio

Seguro que has oído muchas veces personas que afirman rotundamente que es posible vivir de aquello que te apasiona, ¿verdad?.

¡¡Ojo!!, yo no estoy aquí para decirte lo contrario, sino para que tengas en cuenta ciertos puntos que son necesarios a la hora de tener claro qué significa “vivir” y qué significa “lo que te apasiona”.

Porque son conceptos que se malinterpretan, o más bien diría yo, se deforman.

Y ahora te explico el porqué.

Recuerdo cuando hablé la primera vez con mi antiguo compañero de oficina. Se llamaba Pedro y afirmaba rotundamente que él era feliz porque le gustaba su trabajo.

“Vale Pedro, pero…..¿no te gustaría mejor estar en tu casa, con el aire acondicionado puesto, sentado delante de tu ordenador, tomándote un café, sin nadie que te moleste, sin nadie que te de órdenes, sin nadie que te diga lo que tienes que hacer, y ganando lo mismo que ganas ahora?.”

“Pues claro que sí. ¿A quien no le gustaría vivir así?” -me respondió.

“¿Entonces qué haces aquí metido trabajando para que tu jefe consiga sus sueños y postergando los tuyos? ¿Te gusta llevar este tipo de vida tan mediocre?”

Según numerosos estudios, el 72% de la población trabajadora, se siente incompleta en sus trabajos.

Y el resto que afirman estar supuestamente bien, lo dicen porque en realidad no tienen nada real con lo que compararlo.

Es como si comparas algo material con un sueño. ¿Quien crees que ganaría?.

Por tanto, tenemos que partir de ese gran vacío que hay en la mayoría de las personas que creen ser felices con aquello que hacen.

Te aseguro que si le dieras a todos ellos un trabajo mejor, una opción alternativa y real que fuera mejor que la que tienen, sin duda la cogerían.

¿Por qué? Porque pueden ver que es mejor.

¿Entonces porqué la gente sigue trabajando en sus trabajos sin ser realmente felices?

Porque no tienen ninguna otra opción tangible a la que acogerse y por tanto, lo único que les queda son sus sueños.

Y te digo de antemano que es realmente difícil que alguien abandone algo real, por un sueño.

Este es el primer problema y la base de casi todo.

Entonces, vamos al grano.

¿ES RENTABLE DEJAR MI TRABAJO PARA DEDICARME A MI PASION?

Pues depende. (Ya empezamos con los “depende”).

Depende de cuál sea esa pasión.

Hay pasiones rentables y otras no tanto.

Hay personas que te incitan a que sigas siendo fiel a tu pasión, porque tarde o temprano te traerá beneficios.

Eso en cierta medida es verdad, lo que pasa es que no todos tienen la paciencia que hay que tener para que esos beneficios lleguen.

Además, tenemos que aprender a aceptar la realidad y a definir nuestra pasión como algo a lo que realmente podemos aspirar.

Imagina que te digo que mi pasión es jugar en la NBA. Pues imagínate, midiendo 170cm y siendo tan malo en el baloncesto como he sido.

Eso no se llama pasión, sino sueño inalcanzable. Por lo que es poco recomendable enfocarse en cosas que no están en nuestro marco real.

Pero hay algo seguro. La pasión (enfocándonos en la realidad y no en sueños) es necesaria para darte fuerzas y continuar cuando te entran ganas de tirar la toalla.

Sin eso, te aseguro que tu paciencia se agotará y lo tirarás todo por la borda.

Cuanto mayor sea tu pasión, menor será la probabilidad de que eso ocurra.

O mejor dicho, alargará el tiempo de tu paciencia.

Pero la realidad es que hay pasiones rentables y otras que no lo son tanto.

En este tema entran en juego muchos factores como:

  • Cuál es tu nivel de vida
  • Cuáles son tus pretensiones de futuro
  • Cuánto necesitas ganar
  • Si es tu única fuente de ingresos

Todo cuenta.

Te pongo el mejor ejemplo que conozco, el mío.

Cuando dejé mi trabajo para dedicarme 100% a mi blog, muchas cosas cambiaron en mi vida.

La razón fue que tardé aproximadamente 15 meses en hacer de mi blog una fuente de ingresos lo suficientemente alta como para mantener a mi familia.

Veía por internet esos bloggers super geniales que se pasaban su vida viajando de un sitio para otro, ganando dinero con su ordenador y definiendo un estilo de vida libre y sin ataduras.

Pero claro, yo no podía hacer eso. Estaba casado y tengo 2 niños, casa que pagar, etc…

A día de hoy, gano 4 veces más de lo que ganaba en mi anterior trabajo, y eso que le dedico 4 veces menos tiempo.

Durante esos 15 meses, los ingresos fueron mínimos. Más que nada porque soy de esas personas que aprende a base de golpes contra la pared.

Probaba una cosa, y si me funcionaba la llevaba a cabo; y si no pues la descartaba.

Encontrando mi pasiónY claro, ese proceso consume tiempo.

Pero las facturas no esperan, por lo que las cargas se iban acumulando.

Esa acumulación te somete a mucha presión y llega un momento en el que llegas a la línea en la que te preguntas: “¿Realmente esto es rentable, o estoy perdiendo el tiempo?”.

A mí me pasó justo cuando ya llevaba 12 meses con mi blog.

¿Sabes cómo pude aguantar esas cargas y esa presión un año entero?

Porque me gustaba lo que hacía y porque tenía fe que en algún momento me daría fruto.

Yo no era una persona pasiva de las que se sentaba a esperar que el dinero cayese del cielo y confiaba en que mi estrategia me llevaría a vivir de esto.

Estaba muchas horas delante del ordenador buscando planes y estrategias para que todo fuera rentable.

Mis amigos me llamaban de todo menos bonito. Mis padres me decía que estaba loco por poner en peligro la estabilidad económica de mi familia dejando un trabajo fijo y estable como el que tenía.

Menos mal que aprendí a no dejarme influenciar por las opiniones de los demás.

El mes 13º generé 1.890 euros con mi blog.

En principio lo achaqué a varios “guest posts” que hice en ciertos blogs de categorías que tuvieron muy buena aceptación.

Pero al mes 14º los ingresos se multiplicaron por dos.

Empecé a recibir emails pidiéndome consultas de coaching, mentoring, etc….

Personas que me pagaban porque les solucionara sus problemas (que era para lo que estaba diseñado mi blog).

Y entonces me agradecí a mí mismo el haber aguantado.

Descubrí que mi pasión me sirvió para alargar mi paciencia y hacer que no tirase la toalla en el momento más crítico.

¿Te imaginas qué estaría haciendo ahora mismo si no hubiera sentido pasión por lo que escribía y hacía en mi blog?

Probablemente estaría trabajando en cualquier sitio, vendiendo mi tiempo por dinero, haciendo que los demás puedan cumplir con sus objetivos dejando yo aparcados los míos.

Ahora ya en frió y con una muy buena estabilidad económica, puedo decir que mi pasión no fue de las más rentables.

¿Por qué? Porque me hizo estar un año entero sin ser productiva.

Probablemente los errores fueron míos, porque tengo amigos que han conseguido ser productivos dedicándose a lo que les gusta en la mitad de tiempo que yo.

Aún así, es una opción que todos tenemos que barajar.

Casi con toda seguridad, si tuviera que volver a empezar desde cero, no habría cometido los errores que cometí en su momento y eso habría acortado ese tiempo de productividad cero.

Pero con esto quiero que entiendas para lo que realmente sirve la pasión y el vivir de ella.

ENTONCES, ¿SE PUEDE REALMENTE VIVIR DE LO QUE TE APASIONA?

Puedes conseguirlo si lo haces de forma inteligente.

No te voy a aconsejar que hagas lo que yo hice, a no ser que tengas unos buenos ahorros que te permitan dedicarte 100% a lo que quieres durante un buen tiempo.

Pero todo tiene su enfoque y su técnica y este tema también.

Hay algo que aprendí y que para mí es como la Biblia de los negocios.

Mientras más cubras las necesidades de las personas, más rentable será tu negocio.

Si tu pasión además de apasionarte, cubre necesidades de otros, entonces tienes un filón de oro en tu interior.

No hay nada mejor que venderle algo a alguien que lo necesita, cuando en ese proceso disfrutas haciéndolo.

La gente tiene necesidades, y buscan a otros que se las cubran. Y además pagan por ello.

Si tú tienes los conocimientos y capacidades para cubrir esas necesidades y a su vez esa es tu pasión, entonces vas por el camino perfecto.

Este camino perfecto tan sólo quiere decir que no tendrás que esforzarte tanto en que esa pasión y tu tiempo dedicado a ella, sea rentable.

Pero claro, hay gente que quiere dedicarse a cosas que cuestan un poco más rentabilizarlas.

Mi amigo vivía en Madrid y era un apasionado al surf.

  • Madrid = Cero playas
  • Surf = Pasión que no podía desempeñar

Cuando hablé con él una vez, le dije:

Juan, ¿por qué no te vienes conmigo a Cádiz este verano y buscas allí (que tiene unas playas magníficas) cómo desarrollar tu pasión”.

Pues bueno, se vino aquí, compró 5 tablas y se puso en la misma playa a alquilarlas por hora.

Después de una semana, y viendo lo bien que surfeaba, la gente acudió a él para que los enseñara un poco sobre cómo mejorar.

Acabó dando clases particulares de surf en plena playa.

En resumen, consiguió ganar en tres meses de verano, lo que ganaba en un año entero de su trabajo en Madrid.

Eso sí, tuvo que trabajar como un loco un montón de horas al día.

Pero eso no le pesaba, porque estaba tan contento de poder hacer lo que realmente le gustaba, que eso no era un problema para él.

Entonces, ¿era rentable su pasión?

  • En Madrid no.
  • En Cádiz y haciendo una estrategia, claro que sí.

Lo que quiero decirte con esto es que puede que al principio tu pasión se vea eclipsada por tu entorno, tu estilo de vida y por todo lo que te rodea.

Es necesario que cambies de actitud

Es necesario que cambies de actitud y que enfoques las cosas desde otro punto de vista.

En resumen, necesitas abrir tu mente y adoptar una forma de pensar abierta a las posibilidades y sin miedo a salir de tu zona de confort.

He visto casos de personas que han rentabilizado sueños que parecían verdaderamente difíciles de imaginar.

Recuerdo a una señora que hizo un curso en el que enseñaba a hacer punto de cruz. La última vez que visité su web, tenía inscritos 1.895 alumnos a su curso, el cuál costaba 95 euros.

Haz los cálculos y decide por tí mismo.

Pero claro, con esta imaginación que tenemos, mermada por tanta televisión, móviles y pokemones, es difícil entender que alguien pueda vivir de lo que le apasiona.

CONSEJOS

  • Define cuál es tu pasión y qué es lo que realmente te gusta hacer.
  • Enfoca tu estilo de vida en función a tus sueños y mete esos sueños en tu día a día.
  • No cometas estupideces que puedan poner en peligro tu estabilidad tanto personal como económica. Pero da el salto necesario cuando veas el momento idóneo y minimiza los riesgos. Puedes trabajar en tu trabajo e ir poco a poco formando tu negocio. Una vez lo tengas todo claro, entonces dedícate 100% a él.
  • Enfoca todos tus esfuerzos en aquello que te apasiona y vuelca tus energías en tratar de conseguirlo.
  • En el momento en que planteas tu pasión como un negocio, todo cambia. Aprende a ver tus sueños como algo en lo que trabajar y esforzarte a fin de obtener beneficios.
  • Los milagros no existen. Si no luchas por algo, probablemente tus probabilidades de alcanzarlo se reduzcan de forma considerable.

4
Deja tu comentario

avatar
1 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Carol CastiblancoAntonioMariano Cabrera L.Gloria Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Nuevos Antiguos Más votados
Notificarme
Gloria
Invitado
Gloria

Encantada de leerlo. ¡Gracias! Ahora el punto será encontrar esa pasión. Saludos! 🙂

Mariano Cabrera L.
Admin

Muchas gracias Gloria 😀

Antonio
Invitado

Encontrar esa pasión puede llegar a ser más fácil de lo que parece a simple vista. Es cuestión de aclarar nuestras ideas y de tener fe en los objetivos que queremos conseguir en nuestras vidas.

Muchas veces tenemos ese gran impedimento a la hora de definir nuestra pasión y es precisamente por lo poco que nos conocemos y lo poco que nos dedicamos a escucharnos a nosotros mismos.

Siéntate un día completo a escuchar tu mente y lo que trata de decirte y verás que te revela muchas cosas de tu futuro.

Un saludo Gloria.

Carol Castiblanco
Invitado
Carol Castiblanco

Pero que pasa cuando tenemos esa pasion imposible y que por mas que lo intentes no eres buena en eso, ademas de estar llevando una vida sin pasion y lo que estas haciendo no te gusta pero es lo que crees que podrias servir en algo. A l menos para no quedar de floja.