Inversión en bonos no emitidos

Inversión-en-bonos-no-emitidos

El día de hoy subiré una nota escrita por mi amigo Mariano A. Goren, un asesor de inversiones, exclusivamente para el Blog Inteligencia Financiera.

Mariano Alejandro Goren se desempeña desde hace más de cuatro años como asesor de inversores,
especializándose en el mercado de bonos, y en esta oportunidad nos presenta un resumen para los que
quieran iniciarse en este interesante mundo, donde encontraremos las bases de las operaciones
financieras con bonos sin emitir, un nicho de oportunidades poco conocido para los inversores nóveles.

Aquí está la nota:

Desde el momento en que el Estado argentino realizó la última renegociación de su deuda, se creó un mercado de importante movimiento en la Bolsa de Comercio: el de los bonos de consolidación.

Los bonos son títulos que tienen como fin otorgar al tenedor el derecho a percibir intereses de una deuda, y cobrar amortizaciones de capital hasta su vencimiento.

La operatoria

Argentina ha creado varios tipos de bonos (por ejemplo PR12, PR13, PRE8) que utiliza –entre otras cosas– para pagar deudas que mantiene con empleados estatales. Estos realizaron algún reclamo judicial con respecto a pagos mal realizados o retroactivos adeudados.

Cuando los juicios finalizan de manera favorable para los demandantes, el juzgado libra una orden de pago que ingresará al Ministerio de Economía, permaneciendo allí un tiempo variable, pero que usualmente no supera los 12 meses. Al ejecutarse la orden, el monto del reclamo judicial en bonos se acredita en una cuenta a nombre de los actores y puede ser inmediatamente vendido a precio de mercado.

Algunos de estos empleados, prefieren no esperar y cobrar el dinero cash, aún cuando esto les suponga una disminución de los beneficios obtenidos. Esto posibilita que un inversor pueda realizar este pago anticipado, comprando el derecho a percibir los bonos en un valor hasta un 15% menor que el precio de mercado al momento de la compra.

El comprador realiza un control regular del expediente que lleva su orden de pago desde Ministerio de Economía hasta la fecha del depósito en una cuenta comitente, con su posterior venta –la cual se realiza de acuerdo a las preferencias de cada inversor–.

Este proceso administrativo tiene, como ya mencioné, una duración estimada entre los 8 y los 12 meses. Para calcular el retorno de la inversión hay que tener en cuenta que estos títulos crecen de valor conforme se acerque su fecha de pago por parte del estado, como se puede ver en el histórico de PR12 en el recuadro. Por lo tanto se estima que a la ganacia básica del 15% se suma un variable de acuerdo a la evolución del bono al momento en que finalmente se acredite.

Control del riesgo

Como en cualquier inversión, existen riesgos que pueden afectar la rentabilidad esperada. En este caso, el tiempo variable de salida es lo que no permite asegurar cuándo se va a disponer efectivamente de los bonos para poder venderlos en el mercado, lo cual depende en gran parte del cronograma interno del Ministerio de Economía, como también del presupuesto asignado a estos fines.

En este punto es donde se debe evaluar al que esta emitiendo la deuda, que es en última instancia quien
mantendrá su promesa de pago o la renegociará. En este caso (Argentina) los antecedentes no son los mejores (fantasmas de 2001) pero hay que destacar que en estos últimos años el Estado se ha esforzado por mantener un comportamiento ejemplar en cuanto al pago de sus deudas (solo falta la importante negociación con el Club de París), y el presente año nos hace esperar que esta conducta continúe (elecciones a nivel nacional y provincial).

Los reflejos de esta mejora son el bajo puntaje del riesgo país y los récords marcados por el índice MerVal, datos realmente alentadores para un Estado que colapsó tan sólo 6 años atrás.

Otro factor que apareció como de riesgo para esta inversión fue una serie de cambios orquestados por el oficialismo en el INDEC, lo cual abrió las puertas a debates sobre la aplicación de acuerdos de precios y regulaciones que repercutieron en la evolución inflacionaria (ver “Nuevos directivos…”).

Pero gracias a los últimos anuncios (que incluyeron retractarse sobre ciertas declaraciones e invitar a los organismos internacionales a auditar procesos internos) la confianza fue en parte recuperada. Esto permitió que los bonos en cuestion soportaran el último embate del mercado chino –el jueves 19 de abril– y se reapreciaran logrando nuevos máximos históricos.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que se ha incrementado fuertemente el gasto público, con lo que se está intentando reactivar el comercio de los sectores medios y bajos de la sociedad; y también que han salido a la luz casos de corrupción en relación con la cúpula oficialista.

Conclusiones

He intentado, por medio de esta nota, hacer un breve recorrido sobre este mercado que no es tan conocido por inversores más conservadores, que suelen descartar de plano este tipo de operaciones porque conllevan riesgos mayores.

Usualmente esto opaca las ganancias que este tipo de operatoria puede lograr en el corto plazo, y que bien puede complementar una cartera de inversiones más tradicional (bienes raíces y plazos fijos por ejemplo) haciéndola más agresiva en el corto/mediano plazo.

Nota escrita: Mariano Goren

Descargá la nota en PDF con gráficos en este LINK

Muchas gracias por su tiempo.

Mariano Cabrera Lanfranconi

 

2
Deja tu comentario

avatar
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Mauricio MujaesVillavek Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Nuevos Antiguos Más votados
Notificarme
Mauricio Mujaes
Invitado

No soy entendido en bonos pero un valor descontado al 15% vs una inflación mayor al 15% oficial (superior al 30% extraoficial) no parece buen negocio para el comprador, ese dato es suficiente para que no me anime a comprar esos bonos.

Villavek
Invitado

Hola Mariano, he leido tu artículo sobre los Bonos y es muy Interesante, aqui en México es un tema bastante amañado ya, a mis 24 años yo tengo 11 años envuelta en el tema, Así es desde los 13 años empece a escuchar sobre los bonos y programas que se podían realizar con ellos… Te diré que aquí en México no se han pagado los Bonos, inclusive ya le denominamos cono enfermedad de “Bonitis” cuando alguien nuevo sabe que uno del circulo es el dueño de Bonos y este trata de empezar a buscar compradores… ya sabemos que le acaba… Leer más »