Inversiones simples ¿Se pueden?

Inversiones-simples

Uno de los temas importantes es nuestra vida es determinar el grado de simpleza de las cosas. Usualmente es común ver que muchas personas tienden a complicar las cosas mucho más de lo debido.

Al ser estudiante de facultad por ejemplo veo a muchos alumnos que entregan trabajos a medio terminar debido a que al ver que su trabajo era muy “simple” decidieron complicarlo un poco. Usualmente estos trabajos son aprobados, pero al precio de pensar que una trabajo simple, es igual a una descalificación. No importa si las cosas son o no simples, sinó que se hagan bien o funcionen bien.

Yo era una de las personas (de vez en cuando me sucede) que complicaban las cosas más de lo común. Pero con el tiempo uno comprende que las cosas se pueden hacer bien y de forma simple, tomando desde el simple hecho de hacer un dibujo, hasta el complejo acto de la comunicación.

En lo que se refiere a inversiones sucede lo mismo y este es el punto de partida que quiero tratar antes de seguir con varios temas en el blog. La idea de este blog es “hacerlo simple”. Trato de que lo que digo se entienda. En las inversiones sucede lo mismo.

He visto muchas personas que disponen de un buen capital para invertir y al ver que algo cierra perfectamente, que parece no tener errores o es muy simple, no utilizaron esa oportunidad. Son cosas que nos pasan en la vida y usualmente nos pasa que cuando algo es “simple” nos genera un grado de desconfianza.

Para tratar este tema voy a recurrir al sistema que no me gusta mucho denominado “copy/paste”, pero en este caso creo que vale realmente la pena tratar el tema y para eso voy a citar una excelente nota de Pedro Cabrera Yegros denominada “Terror a la simplicidad”. Espero que la lectura sea de su agrado y que realmente le sirva para comprender que las cosas simples existen y funcionan:

Edward de Bono explica que las mentes mediocres le tienen miedo a la simplicidad, porque no pueden entender que por detrás de una idea simple no haya nada.

Pareciera que las personas tienen una necesidad imperiosa de complicar las cosas simples en su afán de justificar una decisión. En el ambiente empresario es común encontrar especialistas, consultores y profesionales que en su afán de mostrar sus conocimientos o brindar consejos, explican todo por medio de términos complejos, diagramas inverosímiles y vagos conceptos. Pero también resulta sorprendente encontrar cómo estos malabaristas de las terminologías se convierten en el apoyo de empresarios que necesitan encontrar – y en especial, escuchar – una solución difícil para un problema fácil, ya que están convencidos que el remedio para todos sus males no puede ser algo simple, sino inmensamente complicado.

Estoy empezando a creer que hay gente que se niega a creer que el camino óptimo para resolver sus problemas es el que tienen delante de sus narices, posiblemente porque esto demostraría su falta de sentido común. Y lo insólito es que en su sana intención de encontrar claridad frente a los problemas, se sumergen bajo la guía de enunciados, misiones, definiciones y presentaciones que sólo aportan confusión al meollo. Porque cuánto más difícil de comprender sea lo propuesto… significa que hubo mucha materia gris por detrás.

Para colmo de males, está tendencia a la complicación no sólo es un vicio latino. Inclusive existen famosos autores que lo demuestran. Uno de ellos es Stephen Covey, autor del clásico “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”. Sus propuestas son muy buenas, pero algunos de sus diagramas son una obra maestra de la complicación, ya que hace uso y abuso de los círculos concéntricos, cuadrantes y flechitas que van y vienen. Basta observar sus gráficos, tratar de entenderlos a simple vista y decir: ” Este tipo debe ser un genio porque no entiendo nada, seguramente debo ser muy ignorante frente a semejante demostración de sabiduría “. Porque hablemos claro: un gráfico se utiliza para explicar mejor – sintéticamente – una idea, pero jamás se ha creado para enredar las cosas. Caso contrario, no sirve.

Ahora bien, transcribo unos maravillosos ejemplos del día a día:

” La misión comercial, la cual debe estar plasmada en la expresión corporativa de nuestra organización, debe apelar a la reducción elocuente de la transacción económica por parte de los potenciales compradores”. Traducción: Nuestro slogan debe ser: PRECIOS BAJOS.

” Debemos concretizar una estrategia de merchandising que maximice la exposición de nuestra cartera de productos en el horizonte visual de los clientes que ingresen a la categoría de alta rotación peatonal “. Traducción: Arreglemos la vidriera que da a la calle.

” Desde el punto de vista semántico, expongo mi preocupación y tendré que investigar si el recurso ideal para transmitir nuestros mensajes, es apelar a piezas creativas que se manifiesten por medio de una prosopopeya, hipérbole o metonimia”. Traducción: Veré qué rayos escribo en los anuncios.

” Escúcheme, su cuadro médico presenta la aparición de una protuberancia de origen sebáceo en el vértice de su prominencia olfativa”. Traducción: Oiga, le salió un grano en la nariz.

Por eso, sugiero iniciar una cruzada contra la tendencia a complicar las cosas. Empezar a decirle a esta gente: ” Sea claro porque no se le entiende nada “. O más breve aún: ” Hable simple “.

Podemos empezar por los discursos empresarios y políticos, siguiendo por los profesores universitarios que juzgan tesis en función de la cantidad de hojas escritas, continuando por los profesionales de diversas ramas ( médicos, periodistas, abogados, publicitarios, etc. ) que hacen de las palabras difíciles su pan de cada día, y finalizando con muchos consultores y asesores, que como bien define Peter Drucker, no son otra cosa que traficantes de confusión. La complejidad no debe admirarse. Debe evitarse. Más simple, imposible.

Por Pedro Cabrera Yegros.

Fuente: Click Aquí

Muchas gracias por su tiempo

Mariano Cabrera Lanfranconi

Deja tu comentario

3 Comentarios En "Inversiones simples ¿Se pueden?"

Notificarme
avatar
Ordenar por:   Nuevos | Antiguos | Más votados
Stefany Loren
Invitado
Que buen post!! Totalmente de acuerdo. Y lo que cuenta el anonimo también me paso a mi cuando estudiaba negocios internacionales. Querían que yo hiciera un proyecto y la información que me pedían ni se para que servía. Mi proyecto era una importación. La haría desde China, pero antes de hablar de negocios querían que escribiera hasta la historia de China. ¿Para que serviría eso? Entre a Alibaba.com de casualidad y como hablo inglés comencé a hablar de negocios con chinos. Todo fue tan fácil que si yo hubiera querido hacer negocios hoy tuviera una franquicia. La simplicidad es lo… Leer más »
Mariano Cabrera Lanfranconi
Invitado

Así es nomás la cosa. Está bueno comprender que las cosas pueden ser más simple.

Te lo digo también desde el punto de vista de estudiante de publicidad dado que conozco a muchas profesiones que mediante “tecnisismos” hacen un discurso sumamente complicado, de algo simple.

Sucede también que el decir algo de forma compleja y que nadie entiendad generar una imagen de superioridad. cosa que creo que la superioridad se mide en base a poder utilizar el lenguaje, por ejemplo, de forma que la gente comprenda lo que querés decir.

Saludos y gracias por visitar mi blog.

Anonymous
Invitado
Totalmente de acuerdo,recientemente he hecho un master de creacion y gestion de empresas y todo es complicarse la vida. Uno de los apartados era hacer un plan de empresa y en muchas preguntas,mi respuesta seria una lineaPero mi tutor no me deja es como si para ser serio hay que darle a todo una aura de complicacion,es horrible Ya es el tercer plan de empresa que escribo sobre el primero segun a quien se dirija para que lo entiendan.Es el mundo de los negocios en España,palabras vacias adornando ideas basicas,en fin,no se si algun dia se hara de otra manera… Leer más »
wpDiscuz