Invirtiendo como tonto

Hoy voy a hablar un poco sobre algunos errores que suceden cuando invertimos o generamos algún proyecto y no tenemos en cuenta varios gastos o transacciones que realizamos. Al momento de recuperar nuestra inversión todo parece perfecto, pero luego de esto nos damos cuanta que en verdad recuperamos lo mismo que gastamos o incluso menos.

Vamos a ambientar un poco la situación

Nos encontramos realizando en una pequeña inversión de $100 donde podemos ganar $200. Todo marcha perfecto, vamos en auto a comprar los materiales para que un profesional (llamémoslo Carlos) realice el producto final. Le llevamos los materiales a dicho profesional y esperamos su llamado.

A los 3 días suena el teléfono, es Carlos para avisarnos que hoy a la tarde trendrá listos los productos que alrededor de las 16:00 vayamos a su oficina. Llegamos en nuestro auto y Carlos nos avisa que tiene para media hora más de trabajo, por lo que decidimos esperar esa media hora tomando un café en el bar de la esquina.

Llegada la hora visitamos nuevamente a Carlos y tenemos listo todos los productos terminados, vamos en auto a visitar a la tienda de venta donde debemos dejar los mismos. Los dejamos allí, cobramos nuestro dinero unos jugosos $200.

Pero, aquí hay algo extraño, no ganamos $100 aparte de lo que invertimos…al contrario es mucho menos.

¿Qué pudo pasar entonces?

Muy simple, simplemente cambiemos esta historia y sus personajes, potenciando todo al tamaño de una gran empresa, supongamos Coca-Cola. En este punto ya tendría que darse cuenta que gastos no tuvo en cuenta pero que afectan su inversión o lo que tenía previsto de antemano.

En el momento que tenemos que esperar a que Carlos termine, para una gran empresa significa no tener sus productos terminados a tiempo y un camión de transporte esperando unos días en el medio de la nada. Lo mismo que el viaje en auto, no lo contamos como parte de la inversión sin embargo para una gran empresas son litros y litros de nafta para viajar cientos de kilómetros.

La idea entonces es justamente tratar de predecir todos los posibles gastos que vamos a necesitar para una inversión, a esto se suma la nafta de su auto, aunque lo use todos los días, el tiempo y el café de espera. Son todas variables a tener en cuenta y que influyen muchas veces en el tipo de proyecto que estamos realizando.

Ni hablar de los gastos que no tenemos en cuenta y muchas veces son importantes. Por eso he aquí una serie de consejos para controlar los gastos en un proyecto. Si bien una inversión puede ser simplemente tomar el teléfono y realizar una llamada y mover los contactos necesarios. Para muchos de los que recién comienzan implica comenzar de lo más simple para ir creciendo.

Consejos a tener en cuenta para controlar esos gastos y mejorar la inversión:

Hacer una reunión (si son varias personas) o simplemente sentarse y tratar de estimar todos los posibles gastos que se van a tener en cuenta. Así como comprar materias primas es parte de la inversión, el viaje en auto también lo es. No debe quedar afuera.

Ir anotando todo lo que se gasta durante el proceso de inversión. Si una inversión en un proyecto toma 3 días, anotar TODOS los gastos de esos 3 días. Luego de esto se rendirán cuentas y se anotarán los gastos personales de los que se tienen en cuenta para la inversión.

Informarse lo más posible sobre el negocio en el cual nos estamos metiendo. Sonará medio raro, pero mucha gente averigua lo obvio y nada más. Una llamada de teléfono o un mail a un profesional cuesta mucho menos, que darse cuenta a último momento que no se ha tenido en cuenta un gasto importante.

Crear su propio mininegocio. La idea de invertir justamente es no utilizar nuestro tiempo y trabajo, solamente nuestro capital. Nuestro amigo de la historia, viajó en su auto y se movilizó solo. Por eso otra opción interesante es por ejemplo conseguir a alguien que haga ese trabajo. Esto tiene 2 beneficios:
1) No se necesita nuestro tiempo, al contrario, se necesita del tiempo de la otra persona
2) Es más fácil comprender de estas formas la separación entre gastos personales y de negocios.

Estos consejos básicos son justamente para las personas que recién empiezan. Obviamente es más fácil viajar directamente nosotros en auto que conseguir a alguien que lo haga y además de pagarle a la persona, pagarle la nafta. Pero la idea es comprender que tenemos que estructurar el negocio o inversión en base a nuestros objetivos.

Nuestra idea de invertir es justamente disponer de más tiempo, en cambio nuestro amigo de la historia quizás tenga un trabajo, familia y ganas de descansar. Si a todo eso le sumamos el tiempo dedicado a la inversión nos damos cuenta que perdemos varios días.

Por eso, en un principio la historia reflejaba que nuestro amigo ganó menos dinero del que suponía, pero esa no es la parte más importante. Aquí va la parte que realmente vale la pena:

En entradas anteriores hable de los 4 famosos cuadrantes de Kiyosaki, ellos son el cuadrante del Empleado, del Autoempleado, del Dueño y del Inversor. Toda esta historia ronda en torno a nuestro objetivo. Llegar a ser dueños o inversores.

Cuando somos dueños, el sistema funciona solo, estemos o no nosotros. Por ende en la historia si no estamos nosotros el negocio no funciona, es así de simple. Por eso comparé con el caso de Coca-Cola el ejemplo, yo no sé quién es el actual dueño de Coca-Cola. ¿Usted lo sabe?. Qué importa, total si está vivo, muerto, de vacaciones, trabajando, durmiendo, el negocio sigue funcionando.

Cuando somos inversores, invertimos en sistemas, solamente ponemos nuestro dinero donde pensamos que puede crecer y esperamos. Volviendo a la historia, es imposible entonces que nuestro amigo sea inversor, sigue siendo un Autoempleado, aunque cree que invirtió. Sin embargo, si vamos al caso de Coca-Cola. ¿Usted invertiría allí?. Claro que sí, es un sistema plenamente funcionando y que puede seguir creciendo.

Para finalizar este tema, no está mal lo que hizo nuestro amigo, así comienza un emprendedor y eso no está mal, la idea es justamente crecer, llegar a ser el dueño de ese sistema por lo menos y quizás el día de mañana ser solamente el inversor de varios de estos tipos de sistemas.

Por eso la moraleja a todo esto, no es si ganó menos dinero, sino que perdió una buena oportunidad de convertirse en dueño o inversor de negocios y se quedó en los cuadrantes de Empleado y Autoempleado, cuando podrían las cosas ser diferentes, invitió como tonto.

Muchas gracias por su tiempo.

Mariano Cabrera Lanfranconi.

Deja tu comentario

Comenta primero

Notificarme
avatar
wpDiscuz