Lo que nunca te enseñaron sobre emprender y que vas a vivir

Lecciones que solo aprenderás al emprender

lo-que-nunca-te-enseñaron-sobre-emprender-y-que-vas-a-vivir (1)

Estás en ese momento de tu vida en que decides que es hora de comenzar tu negocio propio y emprender.

Pero tengo algo que decirte:

Hay una serie de cosas que estoy seguro que no te enseñaron sobre emprender

¿Quieres saber cuáles son?

¿No te pasó alguna vez de sentir algo así?

Llega un momento de tu vida que siente que es hora de emprender y comenzar el sueño del negocio propio.

Se te ocurren 1001 ideas de negocios, comienzas a preparar planes de negocios, proyecciones e inclusive a separar de algún modo ahorros para dar el puntapié inicial.

Hasta aquí todo bonito e interesante.

Pero cuando estás el camino te das cuenta de una serie de factores que nunca imaginaste que podrían sucederte.

O dicho de otra forma:

Todo lo que nunca te enseñaron sobre emprender…

Hoy te presento una serie de cosas que he aprendido en base a la experiencia sobre emprender en la vida.

Pero especialmente cosas que nunca vi en la universidad.

Cosas que uno aprende, más allá de cómo crear un negocio.


1.- EL CONTEXTO

Algunas universidades tienen proyectos de graduación basado en simulaciones de negocios en las que vivimos un ambiente de cierta “incertidumbre” empresarial.

¿Quieres saber la verdad?

La realidad es que nunca nada nos preparará para el contexto de verdad.

Puede que el simulador tenga huelgas de trabajadores, cambios inflacionarios o inclusive competidores que misteriosamente se tornan agresivos, pero aparte de eso en la vida real suceden muchas cosas que nos afectan y que no manejan los mismos tiempos que un simulador de negocios.

En la vida real un cambio de gobierno nos afecta…

La inseguridad de la zona en la que viven nuestros clientes nos afecta…

Las nuevas políticas del gobierno nos afectan…

El clima nos afecta…

El riesgo país nos afecta…

Un claro ejemplo sucedió en Bolivia, cuando el presidente decretó la obligación de hacer entrega de un segundo aguinaldo a los trabajadores, algo que muchos empresarios nunca imaginaron que sucedería.

Peor, decretando esto, unos meses antes de Año Nuevo, poniendo las cosas algo rudas para algunos emprendedores.


2.- LOS SOCIOS

Si estás empezando un negocio junto a alguien, recuerda esto:

Una sociedad es como un casamiento y realmente vas a conocer a la otra parte durante el camino, no antes.

La historia de los negocios está llena de peleas, traiciones, complots y hasta casos en que los mejores amigos, se terminan convirtiendo en los peores enemigos.

Nunca van a terminar de conocer realmente a la otra parte.

No importa que sea un extraño, un amigo o un familiar.

Bueno en verdad pueden llegar a conocer su verdadera personalidad cuando los problemas lleguen (o cuando las cosas vayan excelentemente bien y al ambición salga de adentro)

Tienes que estar siempre con las orejas paradas, nunca sabes si está durmiendo con el enemigo.

Recuerda esto:

Los negocios, son negocios.


3.- EL TIPO DE SOCIEDAD

Si bien tienen nombres diferentes, nos encontramos muchas veces con empresas como:

  • Las unipersonales
  • Autónomas
  • Sociedades de responsabilidad limitada
  • Sociedades anónima
  • Corporaciones

En fin, varían según el país.

Lo que realmente importa es que usted, cuide su entorno personal y laboral.

Un claro ejemplo de esto son las SRL:

Un tipo de sociedad basada principalmente en personas de confianza.

Aunque todo depende de cómo esté constituida la sociedad, he visto muchas veces como los socios han encontrado “agujeros” en la misma para complotar o bien engañar a sus colegas.

Analiza 1.000 veces el tipo de sociedad que va a utilizar.

Algunas veces lo barato, sale bien caro.


4.- EL REPRESENTANTE LEGAL

Felicidades lo acaban te nombrar no solo Gerente o CEO de tu propia empresa, sino también representante legal de la misma.

Que orgullo, que alegría.

¿Estás seguro?

Bueno la alegría dura hasta que las cosas vayan mal.

Desde deudas impositivas, hasta una denuncia laboral o bien algún problema grave, por más que uno sea socio y esté protegido hasta cierto punto por el tipo de sociedad, nada quita que el representante legal no sufra algunas consecuencias.

Desde el congelamiento de sus cuentas personales, hasta una demanda contra su persona o inclusive la posibilidad de no poder realizar viajes o salir al exterior.

Así que antes de estar tan feliz por ser el representante legal de una empresa, piénsalo 2 veces si serás capaz de asumir todas las responsabilidades y consecuencias que vienen con el cargo.


5.- LA INCERTIDUMBRE

Cuando simulamos un negocio en la universidad o bien armamos el plan de negocios, el flujo de caja, las proyecciones, etc. todo parece perfecto.

Es más en ese momento te sientes realmente un magnate de los negocios.

Sin embargo el emprendedor es una persona que se abraza a la incertidumbre durante toda su trayectoria.

En la vida real nunca sabemos qué sucederá el día de mañana y no hay proyección que aguante a las infinitas posibilidades que nos podemos encontrar.

Recuerda esto:

Si vas a emprender, entonces debes ser una persona que pueda entender que la incertidumbre, siempre estará allí afuera y que si no eres una persona capaz de asumir riesgos, puede que te termine ganando por knockout.


6.- LA COMPETENCIA

¿Recuerdas esto?:

Las innumerables matrices, análisis F.O.D.A y los estudios de mercados que hiciste durante la universidad en base a estudiar la competencia.

El estudiar a fondo aquellos nichos de mercado o las barreras de ingreso para que tu proyecto sea el mejor.

Sin embargo en la vida real la competencia no es tan pasiva como en la universidad.

En la vida real van a jugar sucio muchas veces, te van a robar trabajadores, van a hablar pestes de tu empresa o inclusive influenciarán sus círculos para levantar barreras donde menos lo imaginabas.

En resumen, si vas a emprender, tienes que estar listo para encontrarte con una competencia que va desde la más pasiva, hasta la más agresiva.

Te lo recuerdo:

Los negocios, son negocios.


7.- LA PERSONALIDAD

Te voy a contar un gran secreto:

El hecho de comenzar un negocio va a cambiar tu personalidad.

No podrás evitarlo.

Muchas veces nos hace crecer como personas, porque saca a flote y mejora nuestras habilidades, pero también trae consigo muchos cambios en nuestra personalidad que pueden no sean tan bonitos.

Desde el hecho de que puedas volver más frío o desconfiado, hasta inclusive convertirte en un empresario muy agresivo.

Te puede dotar de liderazgo, pero también de la habilidad de acorralar a las personas para que hagan lo que necesitas que hagan, sin preocuparte de nada.

En resumen, prepárate:

Emprender es algo que te cambia, lo quieras o no.


8.- EL VALOR DEL TIEMPO

La gran mayoría de las personas son emprendedoras a tiempo parcial.

Hacen un equilibrio entre su vida laboral y su afán de emprender.

El poco tiempo libre que tienen lo sacrifican creando su negocio y esperando que al volverse 100% independientes las cosas cambien.

Bueno, debo confesarte algo:

Todo lo contrario, las cosas se tornan más complicadas.

Cuando trabajas solo tienes un cargo, pero cuando estás emprendiendo puede que tengas muchos (y muchas veces por siempre)

Como dice el dicho:

El ojo del amo engorda el ganado

Cada minuto que no estamos mirando a nuestro negocio, nuestro ganado deja de engordar.

Prepárate para destinar mucho tiempo a tu emprendimiento.

Tiempo de salidas, de familia, de amigos, de relax, de descanso.

En fin, tiempo.


9.- EL FRACASO

Comenzar un negocio no significa tener el éxito asegurado.

Como dije anteriormente, la incertidumbre está allí afuera todo el tiempo y con ella, puede venir el fracaso.

Y sé muy bien que estarás de acuerdo con lo siguiente:

Durante toda la vida nos enseñan que el fracaso es algo malo, es algo negativo y hasta se lo castiga socialmente.

Sin embargo, así es como el emprendedor aprende.

Gracias a sus fracasos pequeños y grandes.

No temas fracasar, no temas sentirse mal, pero nunca olvides aprender la lección.

Cuando leemos las biografías de los magnates de los negocios siempre leemos lo mejor, pero muy pocas veces sus fracasos.


10.- EL MITO DE LA IDEA DEL MILLÓN DE DÓLARES

Te encantaría tener una empresa del millón de dólares ¿No?

¿A quién no?

Es cierto que allí afuera hay miles de oportunidades para emprender y hacer un negocio tan rentable que nos podría hacer millonarios.

Algunas veces es suerte, otras veces enfoque.

Pero no busques la idea del millón de dólares porque raras veces suele aparecer de la nada.

Emprender es planificar, ponerse en acción y analizar. Es sacrificarse, invertir y resignarse a perder y ganar muchas cosas.

No emprendas para hacerte rico, emprende porque amas hacer negocios.

Hazlo con pasión y seguramente, con el paso del tiempo, encuentre el nicho, la oportunidad y el negocio del millón de dólares.


Espero que estos consejos te sean de ayuda, y si realmente tras leer este artículo sientes ganas de emprender, es que tienes madera de emprendedor.

Aprovecha y aprende estas cosas que nunca te enseñaron sobre emprender.

Estoy seguro que a lo largo de tu camino, vas a vivir muchas de ellas y recordar este artículo.

Lo que nunca te enseñaron sobre emprender Clic para tuitear

Deja tu comentario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notificarme