No dejando de lado los valores.

No dejar de lado los valores

Recientemente en una de las entradas el lector Daniel solicitó más información sobre mi padre ya que justamente nos visitó María Cristina que en su blog contaba con una transcripción de un aviso publicado por mi padre Pedro Cabrera Yegros.

Igualmente a continuación dejo el texto completo.

Es verdad que muchas veces hablamos de dinero en este blog, de invertir y demás, pero también es cierto que por esa razón no debemos dejar los valores de lado. Entre esos valores está también mucha veces la familia, los amigos o la sociedad. En este texto podrán encontrar justamente algo parecido. A pedido de Daniel y porque veo que es interesante para algunos la comparto con todos.

Cuando naciste estaba fuera del pais terminando un trabajo para una empresa americana que me enviaba de un lado a otro del mundo. Me pagaban muy bien, y la verdad, necesitaba juntar algunos pesos para solventar tus primeros gastos. La clinica, los pañales, el pediatra, los conjuntitos de lana, los biberones, la cuna, luego el andador, en fin, una gastadera de dinero que nunca acababa. Pero lo hacia por vos, para que no te falta nada como a mi me falto. Cuando te bautizaron, una huelga de aerolineas en Peru impidio que llegara tiempo. Lamentablemente, llegue una semana tarde a tu primera cita con Dios. Cuando vi las fotos del bautismo, te note radiante, rosadito, sonriente, feliz como perro con dos colas. Y me pregunte: “Capaz no se dio cuenta que no estaba, total, aun es un bebe”. Creciste y creciste, dia a dia, mes a mes, año tras año y aunque parezca una tremenda coincidencia, me perdi tus primeros pasos. Estaba presentando un trabajo en Buenos Aires, y durante esa epoca habia una recesion enorme. Tenia que cuidar el trabajo con uñas y dientes. Muchos colegas se quedaron en la calle. Por eso, no podia dejar de aceptar esa responsabilidad. Asi que viaje, me quede unas semanas y regrese cargado de regalos para vos. Un dia, para mi sorpresa, note que decias clarito “Papa”. No imaginas que orgulloso me senti.

Pasaron pocos años y cuando te compre tu primera pelota plastica preguntaste si podia enseñarte a jugar con ella. “Estoy con mucho trabajo”, te respondi. Y recuerdo que haciendo gala de tu inocencia, corriste y le dijiste a tu mama: “Cuando sea grande, quiero ser importante como papa. Siempre ocupado, trabajando… quiero ser igualito a el”. Corrio el tiempo y falte a todos tus momentos claves: concursos de padres e hijos en el colegio, tu primera comunion, la confirmacion, tu primera visita al dentista, la primera clase de natacion, tu operacion de apendice… y cuando me quise dar cuenta, estabas finalizando el bachillerato, Te veia crecer y mas te parecias a mi en la juventud. “Va ser igualito a mi”, pense. Eras mi orgullo, Dios lo sabe.

Ingresaste solito a la universidad, conseguiste sin ayuda tu primer trabajo, egresaste y te convertiste en una gran profesional. Me acuerdo bien porque la noche que te graduaste, estaba en Miami presentando un importante proyecto para unos potenciales clientes. Hoy te llame y me atendio tu esposa. Le pregunte si querian venir el fin de semana a casa, ya que desde que fallecio tu mama, me siento muy solo. Me conto que estabas en Colombia participando de una rueda de negocios y que ella estaba ocupada cuidando a Javiercito, porque habia pescado una gripe. Pero me prometio que cuando regreses de viaje te iba a dar mi mensaje.

Y mientras se me partia el alma, pense: “Tenia razón, salio igualito a mi”.

Pedro Cabrera Yegros
Consultor de Marketing & Comunicacion / Trainer Empresarial
RELATO DE PEDRO CABRERA YEGROS, PUBLICADO EL 12 DE MAYO DE 1996 EN EL SUPLEMENTO EJECUTIVO DEL DIARIO MAYOR “EL DEBER”.
Muchas gracias por su tiempo y espero que disfruten esta entrada.

Mariano Cabrera Lanfranconi

Deja tu comentario

3 Comentarios En "No dejando de lado los valores."

Notificarme
avatar
Ordenar por:   Nuevos | Antiguos | Más votados
Alejandro
Invitado

Exelente articulo, se nota que tu padre, lo escribio sintiendo, hazle caso,la libertad financiera es lo mejor, y como bien dicen por ahi el tiempo para los hijos y la familia, tiempo para uno, para motivarse espiritualmente, tiempo que bueno es tenerlo y no andar siempre añorandolo.

saludos mariano ,sigue adelante que vas muy bien amigo

Alejandro Romero

Cebolla
Invitado

Sip. También me moviliza la preocupación por el tiempo, Daniel. Y, como Mariano era, yo todavía soy un chico “no tengo tiempo”.

Daniel
Invitado
Me gustó esta entrada porque -justamente- apunta a la razón por la cual busco la libertad financiera. Lo que yo busco es LIBERTAD, no quiero perderme de disfrutar todo lo bueno que la vida puede ofrecer. Mis proyecto apuntan desde el inicio, a obtener la libertad al estilo “Inversor”. Si algún día tuviera éxito en mis negocios, no pienso dejar de lado mi esposa e hijos par realizar viajes, los realizaría con ellos y aprovecharía cada oportunidad para conocer lugares. Mariano, lo que escribió el viejo Pedro Cabrera Yegros es algo que partió profundamente desde el fondo de su corazón,… Leer más »
wpDiscuz