¿Por qué Estados Unidos es rico y América Latina pobre?

latinoamerica-pobre

Bueno, esta es una entrada que va a dar que hablar y quizás algunos no vean mucha relación con el blog en sí. Yo si veo una cierta relación ya que justamente es parte de nuestro entorno y el buen inversor debe analizar desde el entornos, pasando por un mercado en particular, hasta las tendencias del momento a la hora de invertir.

Creo que este tema podrá generar una cierta polémica y estaría bueno escuchar varios comentarios al respecto ya que esa es la idea de este post, más que nada debatir al respecto. La nota la encontre en MateriaBiz.

A raíz de una entrada, y la consiguiente y apasionante discusión de los blogueros, que realicé el 5 de febrero en el blog economy.blogs.ie.edu titulada “¿Se puede culpar a España de los problemas de Hispanoamérica?” algunos alumnos del IE Business School, manifestaron su disconformidad sobre las causas del atraso latinoamericano. Se sintieron heridos en su sensibilidad.

España, según un artículo de Gonzalo Anes realizado en el Banco de España con motivo de la entrega de la última edición del PREMIO DE ECONOMÍA REY JUAN CARLOS, que citaba y recogía en mi post, no tenía la culpa del atraso. La culpa del atraso endémico, histórico y actual de América Latina con respecto a los Estados Unidos era de los que se independizaron que no consiguieron obtener regímenes parlamentarios estables.

Según Anes, en la América Latina independiente no se respetaron preceptos constitucionales que, como en Estados Unidos, asegurasen el respeto a la propiedad privada y tampoco consiguieron establecer una justicia independiente que garantizara el cumplimiento de los contratos.

La tesis de Anes es muy diferente a la de Douglass C. North (Premio Nobel de Economía 1993 con R.W. Fogel). Para North, América del Norte fue colonizada por colonos británicos, que llevaron consigo la estructura de los derechos de propiedad y la Primera Revolución Industrial que se había desarrollado por aquel tiempo en Gran Bretaña.

Dado que los británicos no consideraban a las colonias de América del Norte como importantes para su propio desarrollo, les permitieron una gran libertad en sus gobiernos. Así, en un contexto de relativa libertad política y económica, con recursos casi infinitos y buenas instituciones, el resultado fue la gradual evolución de una sociedad libre en las décadas que siguieron a la independencia.

Para North, Latinoamérica, por el contrario, fue colonizada por españoles (y portugueses) para explotar el oro, la plata y otras riquezas. La estructura institucional resultante fue el monopolio y el control político por parte de Madrid (y Lisboa).

La independencia de los países de América Latina, en el siglo XIX, condujo a seguir el ejemplo de los Estados Unidos y las constituciones de los países latinoamericanos fueron escritas con ese objetivo.

Los resultados, sin embargo, fueron radicalmente diferentes. América Latina, sin una herencia de gobiernos relativamente libres (políticos y económicos), tuvo como resultado medio siglo de guerras civiles que intentaron llenar el vacío dejado por los gobiernos ibéricos (España y Portugal).

Otra reciente discusión que hemos tenido en el foro se tituló “¿Por qué hay países que son pobres y otros que son ricos? ¿Qué son las instituciones?” Allí, se concluía que los países ricos son ricos porque cuentan con instituciones sólidas y creíbles mientras que la valoración de las instituciones para muchos de los países más pobres del mundo es negativa.

Pues bien, la creación de instituciones económicas y políticas dominadas por los españoles y portugueses que fueron al Nuevo Mundo también fue lo que llevó a la inestabilidad política y a los monopolios económicos que todavía persisten en gran parte del continente hoy en día, con consecuencias adversas para un crecimiento económico dinámico. Por tanto para North, al contrario que para Gonzalo Anes, la culpa de que América Latina esté mal es de España y Portugal.

No sé si a mis estudiantes latinoamericanos les habrá gustado más este post que el otro “¿Se puede culpar a España de los problemas de Hispanoamérica?”.

En todo caso, me asaltan las siguientes preguntas: ¿Cómo podemos conciliar las tesis de Anes con las de North? ¿Es cierto o falso lo que dice Douglass North? ¿Es, por tanto, España la culpable de los problemas de Hispanoamérica? ¿Fue la colonización inglesa en América mejor que la española, tal como defiende Douglass North?

Rafael Pampillón Olmedo
Catedrático de la Universidad CEU-San Pablo y profesor del Instituto de Empresa
http://economy.blogs.ie.edu

Mariano Cabrera Lanfranconi

Muchas gracias por su tiempo

7
Deja tu comentario

avatar
7 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
KaryStefany LorencebollaMariano Cabrera LanfranconiJaizki Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Nuevos Antiguos Más votados
Notificarme
Kary
Invitado
Kary

Muy interesante. Saludos

Stefany Loren
Invitado
Stefany Loren

Lamentablemente vamos pa¡ atrás. Es ridicula la pelea entre Colombia, Venezuela y Ecuador. Sé que no tiene mucho que ver con lo que ustedes hablan. Pero dejando atrás el pasado y viendo el presente, mientras hayan estos conflictos las economías de estos paises no creo que evolucionen mucho.
Pdta: Siempre he dicho que Larinoamerica debería formar un bloque. pero con peleas imposible!

cebolla
Invitado

Yo estoy de acuerdo con que los componentes religiosos y étnicos determinan la relación de un pueblo con la economía. También es cierto -y no hay que olvidar- que mientras exista el dinero y el comercio siempre habrá alguien rico y alguien pobre, simplemente por una ley de compensación. Y dentro de este gran juego que es el capitalismo a algunos nos toca perder y a otros ganar. Y ganan no precisamente los más capaces pero sí los más listos.

Mariano Cabrera Lanfranconi
Invitado

Muy acertado el comentario Jaizki, uno de los problemas que veo bastante seguido por lo menos en nuestro país que muchas veces miramos demasiado para atrás y no para adelante. Necesitamos estrategas de verdad que salgan planeen con el estilo de aprendizaje, no de visualización y planeación arcáicos.

A su vez también poseemos una facilidad para olvidar las cosas a mediano y largo plazo. Así que creo que ese es otro factor fundamental…

Acá nos quejamos mucho de la política, pero siempre terminamos votando o viendo a las mismas personas de siempre, estimo que en otros países será parecido.

Saludos.

Jaizki
Invitado

Un placer comentar, Mariano.

Está claro que la solución sólo puede venir de identificar los problemas de fondo y actuar sobre ellos.