La traducción en el marketing

la traducción en el marketing

La traducción, a cualquier idioma, es una ventana de oportunidades. Si te decides a traducir tu página web o tu blog a inglés, francés, italiano, podrás mejorar el marketing de una manera espectacular.

En este artículo vamos a hablar de las principales dudas que puedas tener relacionadas con la traducción del contenido de un blog o de una página web. ¿Qué debes hacer antes y después? ¿Qué preguntas debes hacerte a la hora de decantarte por un traductor? ¿Qué beneficios te aporta? ¿Y dónde puedes encontrar o contactar con un traductor?

Tengo una página web, ¿y ahora qué?

Si quieres vender un producto, el hecho de tener una página web se presenta como algo indispensable para la época en la que vivimos. Pero no puedes quedarte ahí, aún debes dar muchos más pasos.

No solo tienes que cuidar tu página, sino que además es muy recomendable que crees un blog, ya que todo eso puede dar un impulso a tu negocio y mejorar tu imagen en Internet. Además, si te decantas por la traducción en otros idiomas de tu página web o de tu blog, podrás exprimir al máximo el márketing.

Y, al fin y a cabo, ese es el objetivo que buscabas inicialmente: potenciar el márketing para impulsar tu web y vender tu producto o servicio, ¿verdad?

Asimismo, es fundamental que no te estanques, siempre tienes que estar buscando nuevas ideas, maneras de dar un empujón a tu empresa, formas de destacar positivamente.

La creatividad es vital. Y si hablamos de los idiomas, no solo nos referimos a traducir el contenido de tu web, también puedes buscar otras ideas relacionadas con la traducción para optimizar el rendimiento de tu negocio. Por ejemplo, tener perfiles en varios idiomas y en las diferentes redes sociales para abarcar un rango de público mayor, es otra manera de hacerlo.

¿En qué casos es recomendable la traducción de una página web o de un blog?

Contar con una página web bilingüe o multilingüe puede ayudarte a potenciar el márketing. Pero no siempre tiene por qué ser la prioridad de tu web, antes de lanzarte a buscar un traductor profesional que se encargue de esta tarea, debes analizar otros factores.

Este es un listado con algunas preguntas que debes hacerte antes de optar por la traducción en inglés, u otro idioma, de tu página web.

  • ¿De dónde me llega el tráfico? Si echas un vistazo a Google Analytics, posiblemente veas que tu página web recibe visitas de prácticamente todos los países del mundo. Pero ello no implica que tengas que traducir tu página a más de 20 idiomas. No. Lo que debes hacer es analizar de dónde viene el tráfico real y de dónde son los clientes potenciales. Por ejemplo, si tu web está publicada en español y recibes muchas peticiones de clientes ubicados en Reino Unido o Australia, quizá sea el momento de plantearte seriamente la traducción en inglés. ¿Por qué? Porque ahí existe un nicho de mercado potencialmente amplio. Y si facilitas la comunicación a otros clientes potenciales gracias a una web o blog en su idioma, es muy posible que alguno de ellos termine contratando tus servicios.
  • ¿En qué idioma se comunican los clientes conmigo? No puedes dar por hecho que la localización de un usuario implique que hable un idioma concreto. Puedes intuirlo, pero nunca estar al 100% seguro salvo que lo compruebes. En Google Analytics hay otra opción que te permite mirarlo. Por ejemplo, que tengas usuarios de Estados Unidos puede significar que su lengua materna sea el inglés… pero también el español o cualquier otra. O que sean de Suiza, puede hacerte dudar entre el francés, italiano o alemán. Es decir, que no debes dar nada por sentado, pero sí tantear estos aspectos para decantarte por traducir tu web a algún idioma y, en ese caso, saber cuál. Si hay un idioma que realmente destaque sobre los demás y consideras que puedes sacar tajada, plantéate seriamente la traducción del contenido de tu web o blog.
  • ¿Qué margen de beneficio me queda? Nunca lo sabrás con exactitud, porque al fin y al cabo el márketing es un concepto variable. El márketing implica cierto riesgo, pero debes hacerlo siempre sobre seguro. Es evidente que vas a atraer a más clientes, ya sea a través del SEO o del boca a boca a partir de clientes extranjeros satisfechos, pero todo ello repercutirá de manera positiva en tu web. Para ello debes tener en cuenta el origen del tráfico, el idioma de los usuarios… y estimar los beneficios económicos que eso te puede repercutir. Siempre depende del caso, por ejemplo, puede que tengas 10.000 usuarios mensuales que sean angloparlantes, pero vendes un producto barato y con un margen de beneficio mínimo. ¿Te compensa? O puede que solo tengas 100, pero que vendas un producto caro y con un margen de beneficio mayor. ¿Merece la pena así? Además, ¿qué porcentaje de los usuarios de tu idioma suelen contratar tus servicios? Debes hacer cuentas, calcular cuánto te costaría la traducción de tu web o blog, estimar cuánto tardarías en amortizar ese gasto y qué beneficios podrías tener a posteriori con los clientes potenciales.
  • ¿A qué idioma o idiomas lo traduzco? Como norma general, el inglés es el idioma clave, ya que a nivel internacional es lo que mueve el mercado. No obstante, debes valorar tu ubicación, la de tus clientes potenciales y la del mercado al que quieras llegar. Por ese motivo, el chino, el turco, el japonés… pueden ser otras opciones.
  • ¿Me compensa traducir la web a otro idioma? Esto es economía básica. Si inviertes en algo esperas tener resultados y conseguir rentabilidad a corto o medio plazo. Si no lo ves claro, no lo hagas, pero si dudas… siempre puedes empezar traduciendo parte de la web para gastar una cantidad menor inicialmente e ir viendo la evolución del tráfico y de los resultados antes de decantarte por traducir toda la página web.

¿Qué beneficios aporta la traducción de una página web o de un blog?

Si después de haberte hecho estas preguntas, optas por la traducción de tu blog o página web, poco a poco notarás una serie de beneficios. Estas son algunas de las ventajas más destacadas.

Aumento del tráfico web

En primer lugar, gracias a la traducción del contenido notarás un aumento del tráfico a tu web. Eso se debe a que tienes más contenido y el abanico de palabras clave se ha ampliado a más idiomas, algo que técnicamente es como decir que tienes keywords nuevas. Así que solo por eso, tendrás más visitantes.

Más clientes

Más tráfico no significa más clientes, pero es evidente que hay una relación directa. El SEO y las búsquedas en Google ayudan a que clientes de todo el mundo lleguen a hacer click en tu página web. Y si todo ello lo combinas con una buena estrategia de márketing, ya tendrás mucho ganado. Si traduces tu web a otros idiomas, tendrás palabras clave que busquen los usuarios, abarcarás un mercado mayor y eso se puede traducir en clientes potenciales. Ya no juegas solo en español, ahora juegas en inglés, francés, catalán o en el idioma que hayas elegido. Y eso son varios millones de personas.

Accesibilidad

Al cliente siempre le gusta comunicarse en su idioma materno, y hay que ponerle las cosas fáciles. Si dicho cliente es británico, aunque sepa castellano y todo el blog esté redactado en español, siempre preferirá que la web esté publicada en inglés. ¡Y ya no digamos si no habla tu idioma! Hay que simplificar el proceso y eso lo has conseguido gracias a traducir tu página web a otro idioma, a uno que es más accesible para el usuario.

Confianza

Si una persona no habla tu idioma, en este caso, español, es muy difícil que se decida a comprar tu producto o a contratar tu servicio. No importa que tengas muy buenas opiniones o que alguien cercano le haya recomendado tu empresa; el idioma es un obstáculo que no siempre se puede esquivar. Por eso, el hecho de tener la web traducida a su idioma le transmite una confianza para seguir.

Profesionalidad

Diversos estudios indican que cuando un usuario entra en una página de Internet que no conocía previamente, éste tiene una perspectiva de profesionalidad la primera vez que entra si la web está publicada en varios idiomas. Si quieres dar esa impresión, opta por una versión bilingüe o multilingüe. Solo hay una primera impresión, así que debes aprovecharla bien.

Rentabilidad

Ese es el objetivo fundamental a nivel económico. Habrás invertido una pequeña cantidad y esperarás que eso repercuta de manera positiva. Quizá lleve un poco de tiempo, pero si lo haces bien, lo conseguirás.

Visibilidad

Lo que buscas es visibilidad. Y gracias a que has optado por traducir tu web o tu blog en inglés, francés, alemán o el idioma correspondiente, lo vas a conseguir. La traducción es un trampolín al éxito para que consigas notoriedad.

Ya he traducido mi web, ¿y ahora qué?

El trabajo no ha terminado, de hecho, hay más. Has dado un paso importante, pero tienes que trabajar tu web en el nuevo idioma. Ahora ha llegado el momento de amortizar los gastos de traducción y de obtener un beneficio económico que aúpe tu negocio. Para ello, debes desarrollar una campaña de márketing que te ayude a atraer a clientes de otros países y que hablen otras lenguas. Si lo haces bien, obtendrás clientes potenciales y venderás tu producto y/o servicios a mucha más gente. Ese es un paso clave para prosperar e impulsar tu negocio. Si lo haces bien, te lloverán billetes.

¿Dónde puedo encontrar un traductor profesional para mi web?

En Translation-Traducción puedes encontrar traductores de inglés, español, francés, italiano… y muchos más idiomas. Son profesionales del sector con años de experiencia a sus espaldas. Tan solo tienes que enviar la URL y el texto que quieres traducir para obtener un presupuesto sin compromiso.

Artículo anterior7 retos al momento de crear una página web
Artículo siguienteBUSCAR UN SOCIO: 5 reglas a seguir y 8 rasgos a evitar (+ Video)
Mariano Cabrera L.
Mariano Cabrera Lanfranconi (@Mclanfranconi) vive en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Es Consultor & Trainer de empresas / Creador de MarianoCabrera.com / CoFounder de Grupo Hemisferios / CoFounder de TuMercadazo.com / Conferencista y Capacitador / Fanático y apasionado por el marketing y la publicidad